Sydney 2000

Alina Kabaeva, 'miss gimnasia rítmica'

La rusa domina con su calidad y belleza el concurso individual, en el que será finalista Almudena Cid

Los Juegos son de atletas, pero también de estética. Muy lejos del granjero mormón de Wyoming Rulon Gardner, que destronó al ruso Alexander Karelin en los gigantes de 130 kilos de la lucha grecorromana, o del iraní Hossein Rezazadeh, ganador y plusmaquista mundial de halterofilia con su 145 encomendádose a Alá, está Alina Kabaeva, la mejor gimnasta de rítmica, como se acabó de comprobar ayer tras los dos días de competición. Aún bajo los efectos del último lugar de España en el concurso de conjuntos, algo que ha sorprendido incluso a sus rivales, queda el encanto del individual. Almudena Cid, la mejor de las españolas, logró meterse entre las 10 primeras para la final, al acabar novena. Esther Domínguez, undécima, sólo quedó como primera reserva al ser superada por una décima por la griega Evmorfia Ntona.Kabaeva mide 1,65 metros y pesa 42 kilos. Es una morfología distinta a la más potente pertiguista Tatiana Grigorieva, también rusa nacionalizada australiana, que ha acaparado todas las portadas para ser considerada la más guapa de los Juegos. Pero Alina, dentro de un deporte en el que los cuerpos de las muchachas son ya espléndidos, tiene una portentosa facilidad para encantar. En el tapiz es mucho más flexible que las demás, y todo lo hace más fácil. Ya iba primera tras las dos primeras rotaciones de cuerda y aro, y ayer lo confirmó en pelota y cintas. Su sentido estético es asombroso. Une a la perfección técnica una plástica que va por encima de lo común y de cualquier rival. En cuerda sólo sacó 9,916 puntos, pero en los tres instrumentos restantes subió hasta las notas más altas de todas las participantes: 9,925. Alina nació en Tashkent (Uzbekistán) y es hija de una jugadora de baloncesto y otro de fútbol. Debido a los fichajes de su padre, que no ha sido una gran estrella, ha vivido también en Kazajstán y ha acabado eligiendo la nacionalidad rusa después de la desmembración de la URSS.

Almudena Cid se clasificó con unas notas de 9,691 en cuerda, 9,708 en aro, 9,733 en pelota y 9,716 en cinta. A dos décimas o más de Kabaeva, que recuerda a otras bellezas en distintos deportes, como Kattarina Witt en el patinaje artístico sobre hielo, Ann Kurnikova en tenis o Merlene Ottey en atletismo. De momento, es miss gimnasia rítmica y muy posiblemente miss Juegos o, al menos, primera dama de honor.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS