Elkarri aboga por el cese de la violencia y un diálogo sin exclusiones y multipartito

El movimiento social por el acuerdo Elkarri defendió ayer de nuevo la necesidad de que ETA deje de matar y se abra un periodo de diálogo resolutivo sin exclusiones entre los partidos para abordar el problema vasco. El coordinador de Elkarri, Jonan Fernández, presentó ayer la nueva campaña que, bajo el lema Defiende lo que puede cambiar las cosas, busca llegar en los próximos meses a casi 40.000 personas. En síntesis, los materiales que va a enviar Elkarri pretenden servir de "brújula" en la "muy complicada" situación que atraviesa Euskadi tras la ruptura de la tregua de ETA, en donde triunfa el "maniqueísmo, la demagogia y el argumento pueril". Elkarri considera que el actual panorama político y social ha situado a la población ante el "síndrome del laberinto" y para salir de él, este movimiento aboga por mover ficha en varias direcciones, comenzando por la defensa de la no violencia y los derechos humanos. "ETA debe respetar la voluntad de no violencia de nuestro pueblo", remarcó Fernández, al tiempo que defendió un diálogo sin "límites ni exclusiones", ya que "sólo las medidas policiales no resuelven el problema". Además abogan por "confiar en lo constructivo y por "escuchar a la sociedad".

Preguntado si considera positivo escuchar ya a los electores adelantando las elecciones, Fernández se limitó a indicar que su grupo no lo había valorado. Con todo, el portavoz de Elkarri apeló a los políticos para que no trasladen sus incapacidades a la sociedad sin haber buscado "consensos previos". Apuntó que se confunden los que creen que "se puede ir a algún sitio acompañado de la violencia o negando el diálogo".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS