Los relojes han de retrasarse una hora a las tres de la madrugada de este domingo

Cuando los relojes marquen las tres de la madrugada de mañana, domingo, deberán retrasarse a las dos, dando así por terminado el "horario de verano". El retraso o ganancia de una hora se producirá simultáneamente en toda Europa, salvo en Islandia. En los países miembros de la Unión Europea la medida es obligatoria y se justifica en que la ganancia de horas diurnas para la actividad laboral permite aprovechar más la luz solar y supuestamente reduce el consumo energético.La Comisión Europea pretende perpetuar estos cambios horarios mediante el establecimiento de un calendario quinquenal.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS