Maragall critica la falta de política en infraestructuras de telecomunicaciones

El gobierno en la sombra encabezado por Pasqual Maragall criticó ayer la "incapacidad" mostrada por el Gobierno de la Generalitat a la hora de impulsar las infraestructuras de telecomunicaciones en Cataluña, en particular el despliegue del cable de fibra óptica. Ante lo que consideran "una situación de impasse", los socialistas proponen "un gran pacto" entre las administraciones locales, la propia Generalitat y la sociedad civil catalana para impulsar las tecnologías de la información y la comunicación. La propuesta la presentó ayer el diputado socialista Miquel Barceló, quien responsabilizó "políticamente" al Gobierno catalán de los retrasos en la implantación de infraestructuras de telecomunicaciones, aunque "por el momento" no está pensando en "pedir dimisiones".

Estos retrasos, achacables a los operadores de cable Menta (holding Auna) y Al-pi Telecomunicacions (Uni2), pueden verse agravados por el cese de los directores generales de ambas empresas, Salvador Martí e Ignacio Vidaurrázaga. Pese a los problemas internos que han desembocado en la dimisión de ambos -en los dos casos alegando "motivos personales"-, ninguno de los operadores está en línea con el calendario de despliegue al que se habían comprometido.

En el caso de Al-pi, el operador ya ha admitido públicamente que no podrá hacer honor a su compromiso de llevar el cable a todas las capitales de comarca de Cataluña durante el año próximo. Este compromiso, que derivaba de la obligación de conectar por fibra óptica todos los centros sanitarios y de enseñanza secundaria de la Generalitat, fue adquirido por Al-pi ante el Gobierno catalán. La oposición socialista acusa a la Generalitat de "no haber tomado ninguna iniciativa consistente ante la crisis" planteada en ambos operadores.

El secretario para la Sociedad de la Información, Carles Martín, ha reiterado en numerosas ocasiones que el cumplimiento del calendario es responsabilidad exclusiva de las empresas privadas.

Dinero escaso

Según Barceló, el Departamento de Industria "ignora" al sector de las tecnologías de la información y la comunicación, y "carece" de una estrategia bien definida para desarrollarlo en Cataluña. Como ejemplo, el diputado lamentó que en los presupuestos de 2001 se dedique una partida de 100 millones de pesetas a un programa para fomentar este tipo de tecnologías, en actual elaboración.En la misma línea, el grupo parlamentario del PSC-Ciutadans pel Canvi cargó contra la reducción de los presupuestos para la Secretaría de la Información con vistas al próximo año, y aseguró que el Departamento de Universidades, Investigación y Sociedad de la Información, encabezado por Andreu Mas-Colell, es "políticamente débil" y está "supeditado a las iniciativas, a menudo enfrentadas, de los departamentos de Presidencia y de Gobernación".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS