Los fiscales Gordillo y Fungairiño "no descartan" acciones contra el libro de Urbano

Los fiscales de la Audiencia Nacional Eduardo Fungairiño e Ignacio Gordillo hicieron público ayer un comunicado en el que tachan de inciertos siete aspectos del libro Garzón: el hombre que veía amanecer, de la periodista Pilar Urbano, en lo referido al papel de ambos, y especialmente de Gordillo, en el denominado caso Sogecable. Los dos fiscales precisaron que no descartan emprender acciones legales.La nota, entre otras cosas, tacha de falso que Gordillo recibiera un dictamen elaborado por la Secretaría Técnica de la Fiscalía del Estado en el que se decía que la querella era inviable porque de los hechos denunciados no se desprende la existencia de delito, ya que dicho dictamen nunca existió. Sin embargo, el dictamen, según contó su autor, el fiscal de Sala y jefe de la Secretaría Técnica, Eduardo Torres Dulce, durante el juicio contra el juez Gómez de Liaño por tres delitos de prevaricación, sí existió. Lo encargó el fiscal general Juan Ortiz Úrculo, y Gordillo fue informado de su contenido.

El comunicado dice también que Gordillo no se reunió con otras partes del caso para designar al letrado Manuel Murillo. Y niega que el juez Gómez de Liaño pidiera a Gordillo un dictamen en el que le reclamase el secreto del caso, que había sido revocado.

También reputa de incierto el que el ex vicepresidente Francisco Álvarez Cascos informase a Gordillo de que iban a cesar al fiscal del Estado Ortiz Úrculo.

Malestar entre los fiscales

"La Fiscalía, como institución, sólo hace una nota de prensa", precisó Fungairiño. "Luego corresponde a cada fiscal aludido estudiar si emprende acciones legales", añadió.Efectivamente, el comunicado viene encabezado como Nota de la Fiscalía de la Audiencia Nacional, y el primer párrafo señala: "La Fiscalía de la Audiencia Nacional (...) se ve obligada a contestar...". Pero la nota, firmada por Fungairiño, ha causado hondo malestar entre la mayoría de los miembros de la Fiscalía, quienes puntualizaban ayer que el asunto no ha sido tratado en Junta de Fiscales, ni puede ser tratado, porque no se trata de cuestiones jurídicas que afecten al trabajo que tienen encomendado. Aunque por razones obvias, estos fiscales no quieren aparecer citados, uno de ellos lo calificó de "abuso" por introducir como cuestión de la Fiscalía un asunto personal. Otro lo consideró una "falta de respeto y de consideración" hacia los fiscales y hacia su trabajo.

Por otro lado, un portavoz de la Fiscalía del Estado afirmó en relación con la nota de Fungairiño que el fiscal general, Jesús Cardenal, "ni ha sido avisado, ni le ha sido consultado, ni le ha sido enviada una copia, ni tiene conocimiento de la nota. Es una iniciativa a título muy personal del fiscal jefe de la Audiencia Nacional".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El juez Garzón no quiso hacer comentarios, si bien personas de su entorno comentaron que Gordillo lleva tres años amenazando con presentar una querella y ya va siendo hora de que lo haga.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS