Los laboristas israelíes inician el proceso para elegir candidato

Los laboristas israelíes han sido los primeros en iniciar la carrera electoral. El primer ministro, Ehud Barak, presidió ayer en Tel Aviv una reunión urgente, y precipitada, del Comité Central del Partido Laborista, en la que se dieron cita 1.800 compromisarios, y de cuyo debate saldrá la fecha de las elecciones primarias en la que se deberá elegir al cabeza de lista de las próximas elecciones.La salida desatinada de la carrera indignó a numerosos líderes del partido, especialmente a los más veteranos como el ex primer ministro Simón Peres. Éste se quejó de la marcha forzada impuesta por Barak, se negó a caminar tan rápido y como protesta no asistió a la reunión. Peres se justificó: "No es normal que las citas se efectúen con 12 horas de tiempo, sobre todo teniendo en cuenta que hay muchos que tienen que venir de partes alejadas del país y a los que habitualmente se les convoca con una semana de tiempo".

Otros líderes laboristas fueron mucho menos comedidos y desvelaron que se trataba de una maniobra clara para deshacerse de los rivales, que pudieran presentarse a las elecciones primarias; "él [Barak] quiere ser el único". La estrategia de la sorpresa trataba sobre todo de zancadillear al aspirante Abraham Burg, actual presidente del Parlamento, quien ha señalado ya su intención de enfrentarse a Barak en las primarias.

Los dos, Barak y Burg tuvieron el miércoles pasado "un intercambio de impresiones" en un despacho a puerta cerrada. Funcionarios del partido aseguran que los dos hombres se hablaron con "toda franqueza".

Burg y Barak son viejos enemigos. Su última escaramuza había tenido lugar en julio de 1999, cuando el primer ministro israelí trató de evitar el nombramiento de Burg como presidente del Parlamento.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS