La Diputación admite su preocupación por el futuro del Museo Guggenheim

"Hay que tener una lectura preocupada, pero no alarmista". Así definió ayer el futuro del Museo Guggenheim Bilbao la diputada vizcaína de Cultura, Ana Madariaga, quien incidió en demostrar la singularidad de la pinacoteca bilbaína frente al proyectado nuevo Guggenheim de Nueva York y otras posibles pinacotecas de la fundación. Madariaga abogó por aprovechar la marca artística y mantener el atractivo turístico con las nuevas infraestructuras que están transformando la ciudad.

La presentación de la maqueta del nuevo Guggenheim en Nueva York, el pasado martes, obra también de Frank O. Gehry, dio pie ayer al debate sobre el futuro del museo bilbaíno en las Juntas vizcaínas.El PP, a través de su juntero Arturo Aldecoa, instó a la Diputación a planificar el futuro en un plazo de 10 o 20 años, "porque para entonces, como ocurre con lo que tiene éxito, estos edificios habrán proliferado como setas y el nuestro ya no atraerá por la novedad". A su juicio, el atractivo del museo de Bilbao en 2010 "no será por el edificio, sino por lo que muestre".

Madariaga manifestó compartir estas reflexiones, pero no consideró "negativa" la puesta en marcha del nuevo Guggenheim neoyorquino. "Va a reforzar la imagen del Guggenheim en el mundo y nos beneficia". Madariaga detalló en qué se invertirán los 5.000 millones aprobados para la colección propia, que se unen a los 6.000 del periodo 1996-99, y reveló que un estudio encargado cifra en 10.800 millones de pesetas el valor de los fondos actuales de la pinacoteca bilbaína, "más de un 100%" de lo invertido, recalcó.

Auguró que el mantenimiento del millón de visitantes anuales se debe basar en "buscar algo que nos singularice para ser atractivos" y citó, además de la adquisición de obras, la consolidación de la calidad de la programación, la persistencia en la labor didáctica o la muestra de colecciones específicas que refuercen la identidad de la pinacoteca bilbaína. "Hay que tener una lectura preocupada, pero sin ser alarmista. Debemos aprovecharnos de la marca Guggenheim y, en la medida que hagamos eso, seguiremos con el éxito obtenido", dijo la diputada. A ello, unió el atractivo de otras instalaciones: "Hay que rodear el museo con otras infraestructuras, con todo lo que se está haciendo en Bilbao".

En la misma sesión, se debatió el conflicto surgido hace dos años en la federación vizcaína de Deporte Rural, que recibe subvenciones de la Diputación. Un enfrentamiento entre el actual presidente y el ex vicepresidente ha acabado en los tribunales por negarse el máximo responsable a aportar información de las cuentas económicas.

Madariaga dijo que la Diputación se mantiene "a la espera" de las resoluciones judiciales y del resultado de la auditoría encargada. PSE e IU coincidieron en reprochar que no se hayan adoptado otras medidas cautelares previstas en la ley del Deporte, como comprobar los libros de cuentas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS