Dolores Gorostiaga sustituye a Jaime Blanco tras 23 años al frente de los socialistas de Cantabria

Por sólo cuatro votos la diputada nacional Dolores Gorostiaga, licenciada en Historia de 43 años y una prolongada carrera política, se convirtió ayer en la nueva secretaria general del PSOE en Cantabria. Sólo seis votos de diferencia , 210 frente a 204, la separaron del candidato Francisco Fernández Mañanés, profesor de instituto de 32 años. La nueva secretaria general sustituye a Jaime Blanco, médico en excedencia de 56 años, que ha ostentado el cargo a lo largo de 23 años.El cambio en la dirección del partido se produjo en el curso de la primera sesión del congreso regional que hoy se clausura.

Cuatro eran en principio los candidatos. Además de Gorostiaga y Mañanes, Jesús Gutiérrez Morlote, cardiólogo de 52 años, ex director general del Insalud y ex secretario general del Ministerio de Sanidad; y Saturnino Castanedo, de 35 años, perito agrícola y alcalde de Cartes.

Tras laboriosas y nada fáciles negociaciones, los tres aspirantes acordaron a última hora una candidatura de consenso que recaería en Mañanés, a fin de enfrentarse a Gorostiaga.

El recuento de los votos produjo enorme decepción y sorpresa entre gran parte de los 420 delegados. El aplaudímetro a lo largo del acto no había sido especialmente generoso con la candidata. Sin embargo, los intervinientes más aclamados resultaron ser los perdedores.

En días precedentes las ex ministras Carmen Alborch, Ángeles Amador y Rosa Conde, junto con otros diputados y parlamentarios socialistas, habían apoyado la candidatura de Dolores Gorostiaga, a quien calificaban en un periódico regional de "mujer consciente y solidaria".

Varios profesores e ingenieros que trabajaban en la región avalaron al candidato Mañanés como el hombre que el socialismo cántabro precisa para salir del laberinto.

La nueva secretaria general se propone lograr la integración a partir de consultas con los cabezas de delegación en el congreso regional.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS