Arrese, Perlas y Avendaño dirigirán a España en la Copa Davis

El equipo español de la Copa Davis será dirigido la próxima temporada por un equipo de tres entrenadores. Del G-4 que ganó este año la Ensaladera se pasará a un G-3 compuesto por Jordi Arrese, Juan Bautista Avendaño y Josep Perlas. Los tres técnicos se reunirán hoy por primera vez en Barcelona con Agustí Pujol para ultimar los detalles de la nueva capitanía y aceptar el cargo. El presidente de la Federación Española de Tenis (RFET) anunciará por la tarde, si no surgen inconvenientes insalvables -cosa poco probable-, su decisión. España debutará en Holanda entre el 2 y el 4 de febrero.Los cambios en la capitanía resultaron obligados. El G-4 decidió en bloque dejar el cargo, cuando dos de sus componentes se negaron a seguir. Javier Duarte, entrenador de Àlex Corretja, adujo cuestiones familiares y personales para abandonar la nave, y Jordi Vilaró, técnico de Félix Mantilla, expresó la incompatibilidad del cargo con sus obligaciones técnicas respecto a su jugador.

Estas dos renuncias arrastraron al G-4 a abandonar de forma global. Pero tanto Josep Perlas como Juan Avendaño ya mostraron su intención de seguir si el presidente de la RFET se lo proponía. Y eso fue lo que ocurrió. Pujol contó siempre con Perlas, aunque eligió a Avendaño para que iniciara conversaciones con varios técnicos con el fin de dar continuidad a su idea de una capitanía compartida. Y, tras varios contactos, decidió incorporar a Jordi Arrese, medalla de plata en los JJ OO de Barcelona y ahora técnico de la Federación Catalana de Tenis, como el tercer hombre.

Situación distinta

De esta forma, Pujol vuelve a imponer sus criterios. "La idea de una capitanía con varios técnicos era novedosa y fue criticada al principio, pero funcionó", alega el presidente. "No hay motivo para cambiarla. De todas formas, se han valorado muchas opciones antes de tomar la decisión final", agrega Pujol, que no confirmó ni negó los nombres del G-3.El nuevo grupo de capitanes, sin embargo, nace de una forma sustancialmente distinta a como se formó el G-4. El año pasado, jugadores y capitanes se comprometieron conjuntamente en la misión de ganar la Copa Davis. En realidad, fueron los mismos jugadores quienes permitieron y pidieron a sus entrenadores que capitanearan al equipo español. Y Agustí Pujol, promotor de la idea, asumió la responsabilidad y puso los medios para que todo fuera posible.

Esta vez, en cambio, Pujol ha establecido los contactos y los jugadores han dado solamente su conformidad. Difícilmente se sentirán tan implicados como este año, por razones obvias: ni están sus entrenadores en el grupo elegido por Pujol, ni ellos lo han parido. De los tres nuevos capitanes, sólo Josep Perlas dirige a un jugador que, probablemente, estará en el equipo, Albert Costa. Arrese y Avendaño pueden ser un excelente contrapunto. Pero deberán patear mucho el circuito para que sus opiniones puedan tener el mismo peso que las de Perlas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS