Los bailarines rechazan la mediación en la crisis del Ballet Nacional

El comité de empresa de los ballets nacionales emitió ayer un duro comunicado en el que rechaza el nombramiento por parte de Andrés Amorós, director general del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (Inaem), del funcionario Luis Alonso Nieto como mediador en el conflicto interno del Ballet Nacional de España (BNE) entre su directora artística, Aída Gómez, y un sector de los bailarines. En los últimos días, las acusaciones contra Aída Gómez se han multiplicado, salpicando a su equipo, al maestro de ballet del conjunto Raúl Tino y al gerente, Hans Tino (ex bailarines del conjunto), a quienes se acusa de ejercer sin titulación y sin nombramientos por parte del Inaem.

El comité de empresa alega que Alonso Nieto no puede ser imparcial en este litigio 'por su vinculación personal y profesional a la dirección artística y a la gerencia del BNE', a la vez que reclama la intervención directa de la ministra, Pilar del Castillo, para zanjar una crisis que 'lesiona el normal funcionamiento de la compañía'.

Ayer también los ex primeros bailarines el BNE Lola Greco, Francisco Velasco, Óscar Jiménez y el solista Jesús Florencio expusieron nuevas quejas y aseguraron que reciben presiones para callar por parte del BNE y del Inaem. Estos artistas reclaman 'una dirección nueva, coherente, con objetivos claros y un proyecto a desarrollar donde no falten las buenas maneras', según declaró Florencio. Velasco puntualizó: 'Crear de nuevo la base de trabajo que había antes, con profesores y artistas invitados de calidad, que nos permita volver y enfocar nuestro trabajo positivamente'. Lola Greco dijo: 'Sobre todo, que vuelva la objetividad fuera de personalismos'.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS