Crónica:24ª jornada de Liga | FÚTBOL
Crónica
Texto informativo con interpretación

Se busca un Makelele

Celades o McManaman, opciones del Madrid para tapar el hueco que deja el francés

Claude Makelele partía ayer para Francia con una sonrisa en los labios y el andar rítmico propio de su origen africano. Sancionado, Makelele no podrá jugar contra el Deportivo y se va para reunirse con la selección de francesa y participar en un amistoso. En España deja al Madrid con un hueco en el centro del campo y un par de dudas en la libreta de Del Bosque. Justo el día en que su equipo se juega media Liga. ¿Quién hará mejor pareja con Helguera? ¿Celades o McManaman?

Steve McManaman no es medio centro pero su sentido del juego colectivo le permitiría actuar como enganche, por delante de Helguera. Celades lleva un mes sin ser titular y después de un esguince de tobillo que le mantuvo fuera de combate durante dos meses no ha terminado de acoplarse al funcionamiento del equipo. Pero Del Bosque le respalda, y, según explicó -rascándose la barbilla-, puede jugar entre Helguera y los centrales: 'Por su experiencia y su calidad estoy convencido de que a Celades no le pesará la responsabilidad de jugar contra el Depor. Si acaso, quizá en el aspecto físico puede tener problemas para jugar 90 minutos, pero no creo. No le pediré que haga de Makelele porque él tiene otras condiciones. Es un jugador que aporta equilibrio jugando por delante de la defensa, que ayuda muy bien en la salida del balón y que siempre piensa en el equipo. Seguro que hará una buena pareja con Iván'.

Embarcado en pensamientos inescrutables, Albert Celades salió de la ducha del Estadio Olímpico de Roma el miércoles pasado. El sudor volvía a empaparle el rostro. Liviano y elusivo, parecía un jardinero con quien no iba el jolgorio de la Liga de Campeones. Acababa de jugar 20 minutos a todo pistón, contra el marcador y en plena refriega por aplastar a un Lazio agonizante. 'Por suerte todo ha salido bien y hemos podido empatar', dijo. Así superó la escaramuza que anticipa la gran batalla de Riazor. Lleva cuatro meses sin jugar 90 minutos -el día que el Madrid perdió contra el Barça, en el Nou Camp-. Precisamente él, que parecía el dueño del medio centro, a comienzos de temporada, cayó en un pozo de infortunios. Entre lesiones y accidentes de tráfico desapareció de las convocatorias, o vivió en el banquillo. Y ahora le llaman. Cuando al Madrid le llega el momento de las decisiones irrevocables. A Celades se le presenta una oportunidad inmejorable de frenar la caída.

El andorrano niega que el encuentro de Riazor le pese: 'Siempre tenemos mucha responsabilidad. Es un partido más y como siempre intentaré hacer lo mejor. Eso no cambia. Pero soy consciente de que las posibilidades de que el míster modifique el equipo son pocas porque ahora estamos jugando muy bien y cuando las cosas funcionan no se hacen cambios. No es desesperanza pero en estos momentos tengo pocas posibilidades. Esto no significa que me conforme con esta situación porque quiero jugar y entreno a tope para hacerlo'.

Makelele sabe que su ex compañero en el Celta no podrá cubrir la superficie de terreno que él es capaz de recorrer robando y pasando balones. En cambio, afirma, Celades distribuye mejor el juego: 'Yo tengo más recorrido; él saca muy bien el balón desde atrás'.

Estiramiento y precisión

Mientras tanto, y por si juega, Celades estuvo en el gimnasio durante más de una hora después del entrenamiento, el jueves pasado. ¿Pesas? ¿Trabajo de fuerza? 'No, estiramientos', explica. Dice que está bien físicamente, pero que no es Makelele. Que tiene 'otras cualidades'. Precisamente por eso estira sus músculos. 'La fuerza no se relaciona mucho con la precisión', comenta. Y en Riazor, el Madrid necesitará moverse rápido y a un toque para conservar el balón y romper la defensa del Depor. El Madrid necesitará que Celades explote su virtud. Celades pondrá en juego su reputación.

Sobre la firma

Diego Torres

Es licenciado en Derecho, máster en Periodismo por la UAM, especializado en información de Deportes desde que comenzó a trabajar para El País en el verano de 1997. Ha cubierto cinco Juegos Olímpicos, cinco Mundiales de Fútbol y seis Eurocopas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS