Álvarez Cascos elude fijar fechas para la entrada en servicio del AVE Córdoba-Málaga

El ministro sólo anuncia que Aznar colocará la primera traviesa antes de dos meses

De este montante, 298.94 millones corresponden a nuevas infraestructuras, principalmente ferroviarias (128.389 millones), de carreteras (94.798 millones) y aeroportuarias (51.968 millones).

El ministro se negó por activa y por pasiva a poner fechas concretas a la terminación del proyecto, porque dijo es 'especular' y 'un mal camino'. 'Mi obligación como ministro es acortar los plazos y para eso tengo que hacer los deberes', y sobre éstos recordó que aún hay seis de los 12 tramos aún en fase de redacción de proyecto y sin licitar. Según los cálculos, no será factible anunciar una fecha de entrada en servicio hasta dentro de dos o dos años y medio, el tiempo que requieren las obras de construcción de las plataformas de los tres tramos ya licitados y de los otros tres que ya el Gobierno ha autorizado licitar, que suman 74 kilómetros de los 151 que tiene el proyecto.

El mismo tono lo mantuvo el ministro sobre todas las infraestructuras de la provincia de Málaga, pese a la expectación que levantó su visita, después de que el alcalde, Francisco de la Torre, haya esperado más de medio año para reunirse con él y de las reiteradas peticiones que los empresarios malagueños le habían realizado para conocer detalles sobre el desarrollo de infraestructuras que consideran vitales para no estrangular el desarrollo de la provincia.

A todas ellas se refirió Álvarez Cascos en la conferencia que pronunció invitado por la Cámara de Comercio y que comenzó con una advertencia: Una gran obra de infraestructura requiere indispensablemente de un plazo de entre nueve y 11 años desde que se empieza a redactar el estudio informativo hasta que entra en servicio, proceso que implica 85 trámites administrativos.

Pero mientras el discurso del largo plazo está lleno de compromisos, el horizonte a corto es mucho más pobre. Así, reconoció que en la actual legislatura se inaugurará la autopista de peaje y la paralela autovía e libre circulación Estepona-Guadiaro, y se iniciarán las obras del AVE. Todo lo más, apuntó, podrá producirse algún avance en algunas de las actuaciones solicitadas por el Ayuntamiento de Málaga, como la cesión de las competencias sobre la antigua travesía de la N-340 que puede incluir el proyecto del soterramiento del Paseo de los Curas. Sobre la segunda ronda de circunvalación de la capital, el ministro vinculó su ejecución a la autopista de peaje entre el Puerto de Las Pedrizas y Torremolinos, y anunció que la empresa adjudicataria deberá realizarla en compensación por la concesión y que será de libre circulación.

Álvarez Cascos destacó sin embargo la importancia de los años inmediatos para la marcha de los proyectos e instó a las autoridades locales a ser ágiles para consensuar éstos durante la fase de redacción de los estudios informativos, y no más tarde, cuando o ya es irreversible o la discusión produce retrasos importantes.

El ministro también anunció que habrá una estación del tren de cercanías en la terminal del aeropuerto que estará situada entre las dos pistas, y que éste contará con un nuevo acceso sur desde la N-340 que permitirá además conectar esta autovía con la del Guadalhorce. No quiso sin embargo cerrar ningún compromiso sobre la posible participación del Ministerio de Fomento en el Plan Intermodal de Transportes del área metropolitana de Málaga, que reconoció no conoce suficientemente.

Sobre la petición de la Junta para que el Gobierno decrete de interés general y pueda así ejecutar el soterramiento de la travesía de la N-340 en San Pedro Alcántara, Álvarez Cascos si fue contundente y aseguró: 'No voy a hacer ninguna excepción para llevar al Consejo de Ministros una autorización para hacer una obra que no contempla el planeamiento urbanístico' y aseguró que es más fácil cambiar éste.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS