El PP escenifica el 'unánime apoyo' de los regantes

El presidente de la Generalitat, Eduardo Zaplana, y el ministro del Medio Ambiente, Jaume Matas, ambos del PP, escenificaron ayer en el Palau de la Generalitat el 'unánime apoyo' de los regantes valencianos al Plan Hidrológico Nacional (PHN). Zaplana aprovechó la visita de Matas a la Comunidad Valenciana, cuyo punto culminante era la manifestación protrasvase del lobby empresario de Alicante, para reunir al ministro con los consejeros valencianos de Medio Ambiente, de Obras Publicas y de Agricultura y con los líderes de todas las comunidades de regantes y otros representantes del sector agrícola.

Tras la reunión, casi una decena de presidentes de las distintas asociaciones agrarias desfiló ante los medios, de uno en uno, para alabar la actitud de Matas, glosar las bondades del plan, 'que beneficia a todos y no perjudica a ninguno', y afirmar con rotundidad que el trasvase es absolutamente necesario: 'El plan es vida para todos... y bienestar para todos'.

Sin duda, el acto estuvo bien orquestado: 'Hem dit alló que ens han dit que diguem', reconoció después ingenuamente uno de los representantes. Pero tenían poderosas razones, porque Matas cumplió todas sus expectativas: 'Nos ha dicho todo lo que queríamos oír... y nosotros aplaudiendo'. Lo que les dijo se resumió en que el trasvase se hará y que el agua del Ebro llegará a sus tierras.

Después de las muestras de apoyo, hablaron Zaplana y Matas. El presidente de la Generalitat insistió en su línea argumental de las últimas semanas: 'Hasta ahora [los socialitas] tenían la losa de haber gestionado mal (...) a partir de ahora, el día que emitan el voto en contra del PHN tendrán también encima la losa de atentar directamente contra los intereses de la Comunidad Valenciana'. Matas insistió en que un plan serio ha de prever el trasvase del Ebro.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS