'Pau i el seu germà', primer filme en catalán que compite en Cannes

El festival prestará una atención preferente al cine japonés

Recha es una de las grandes sorpresas de este Cannes de 2001, que se celebrará del 9 al 20 de mayo y que ha encontrado otra en el primer filme bosnio No man's land, de Danis Tanovic, una obra atravesada por el recuerdo de la guerra y por el espacio intransitable creado por la minas antipersonales. De los 23 títulos en competición, tres los firman cineastas japoneses. El más veterano y prestigioso es Shoei Imamura, ya premiado en Cannes, que acude con Agua tibia bajo un puente rojo; los dos menos curtidos son Shinji Ayama y Jirokazu Kore Eda, autores de Luna desierta y Distancia. El cine chino también estará presente con Hou Hsiao-Hsien, cronista crítico de la historia reciente de Taiwan a través de historias familiares, y que ahora vuelve con Millennium Mambo, o como Ming-Liang Tsai, que viaja a la Costa Azul con Y allí bajo, ¿qué hora es?

Más información
Buscando a Rossellini

Un veterano del cine mundial, el portugués Manuel de Oliveira, se beneficia, una vez más, de esa exclusiva prima a la edad para presentar Je rentre a la maison (Vuelvo a casa). Desde Italia, Nanni Moretti mostrará La stanza senza figlio (La habitación sin hijo), su vuelta al melodrama. Otro italiano y otro antiguo ganador: Ermanno Olmi. El gran documentalista milanés estrenará Il mestiere delle armi (El oficio de las armas). De EE UU llegan dos independientes habituales de Cannes y de sus palmas de oro y premios especiales: David Lynch y Joel Coen. El primero espera seducir con Mullholand drive; el segundo, con The man who wasn't there.

El austriaco Michael Haneke también se ha convertido en un asiduo de la Croissette, y esta vez vuelve con La pianiste, película protagonizada por la sublime Isabelle Huppert. Y como Cannes es hoy un festival como los demás sólo que más grande, tampoco anda falto de película iraní: Mohsen Makhmalbaf, hombre de teatro y cine, presentará Kandahar. Rusia, convertida en apéndice cinematográfico de la producción francesa, estará representada por el último Alexandr Sokurov, Taurus, mientras que los anglosajones proponen un remake australiano de Moulin Rouge firmado por Baz Luhrmann, con Nicole Kidman, y los estadounidenses llegan con la cinta de animación producida por Spielberg y realizada por Victoria Jenson y Andrew Adamson titulada Shrek, así como el tercer largometraje de Sean Penn, The ple.

La aportación francesa

La aportación francesa es peculiar. Por un lado, Catherine Corsini acude con La répétition, su primera película con un presupuesto correcto; por otro encontramos a François Dupeyron, hace dos años ganador en San Sebastián, hombre que saca un gran provecho de la naturaleza y que ahora ha filmado La chambre del officiers. Cédric Kahn lleva a Koltés a la pantalla al filmar Roberto Succo. El cuarto cineasta francés es un auténtico veterano, Jacques Rivette, y se encontrará en concurso con un colega de aventuras de 50 años atrás, con Jean-Luc Godard, fundadores ambos de la revista Cahiers du Cinéma. Rivette presenta Va savoir, mientras que el suizo hace lo propio con Éloge de l'amour.

Fuera de concurso, F. F. Coppola dejará ver la que se supone que es la versión definitiva de Apocalypse Now; su hijo Roman, C Q; Wayne Wang, chino afincado en EE UU, propondrá The center of the world. Dos sesiones espaciales también reclaman la curiosidad de los aficionados: el documental de Martin Scorsese sobre su familia y su relación con el cine italiano, presentado bajo el muy rosselliniano título de Il mio viaggio in Italia, mientras el iraní Abbas Kiarostami habrá paseado su cámara para mostrar los estragos del sida en ABC Africa.

Cartel de la 54ª edición del Festival de Cannes.
Cartel de la 54ª edición del Festival de Cannes.AP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS