Buteflika quiere abandonar el poder, según un diario árabe

El presidente argelino, Abdelaziz Buteflika, ha comunicado a la cúpula de las Fuerzas Armadas argelinas que quiere abandonar el poder, ya que se considera incapaz de controlar la revuelta de la comunidad bereber tras más de seis semanas de violencia, según una información publicada ayer por el diario en lengua árabe Asharq al Awsat, generalmente bien informado sobre asuntos del mundo islámico.

Según las fuentes manejadas por el rotativo, editado en Londres por empresarios saudíes, Buteflika no ha podido alcanzar un consenso entre los jefes militares y altos cargos de la Administración argelina para desplegar tropas frente a los manifestantes y para evitar que los disturbios puedan extenderse a la capital.

Más información
La oposición socialista congrega en Argel a más de 200.000 manifestantes contra la represión
Violentos enfrentamientos en una masiva protesta contra la represión en la Cabilia

'Después de celebrar una reunión con los principales generales sobre la situación en la Cabilia, Buteflika dijo: 'Quiero volver a casa', relata en su crónica Jadir Bugueila, corresponsal de Asharq al Awsat en Argel, 'y el presidente aseguró que se sentía incapaz de adoptar las decisiones necesarias para restablecer la calma en la Cabilia'.

En la misma información, el diario árabe sostiene que el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, el teniente general Mohamed Lamari, rechazó la renuncia de Buteflika con estas palabras: 'En la actual situación, no es posible discutir semejante alternativa'.

'Buteflika debe permanecer y afrontar sus responsabilidades, ya que su salida sólo contribuiría a empeorar la situación', aseguró a su vez el general Larbi Beljeir, jefe del gabinete del jefe del Estado y considerado por los diplomáticos occidentales en Argel como 'los ojos y los oídos' del Ejército en el palacio presidencial.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Las reuniones entre la cúpula del Ejército y el presidente sólo suelen producirse en situaciones excepcionales, como ya ocurrió en 1999, cuando el general Liamín Zerual fue obligado por sus compañeros de armas a dejar la presidencia argelina.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS