EL PSOE PREPARA SU CONFERENCIA POLÍTICA

Una mesa redonda para reclamar un debate progresista

La escenografía con la que ayer el PSOE puso en marcha el debate para la nueva definición ideológica de ese partido quería subrayar, hasta en las formas, la apuesta por la discusión y por el intercambio de pareceres. Por eso, tras la breve intervención de José Luis Rodríguez Zapatero, el responsable de Economía de la Ejecutiva socialista, Jordi Sevilla, moderó un debate entre Nicolás Sartorius, que fue diputado de Izquierda Unida; Fernando Vallespín, profesor de Teoría Política, y Amelia Valcárcel, profesora de Ética y directora de la revista Leviatán.

Los cuatro escucharon desde el rincón derecho del escenario la intervención de Zapatero y tomaron a continuación la palabra. Falló la tecnología y prácticamente no se lograba entenderles una palabra entre el ruido de fondo desde las filas del auditorio. La solución fue pedirles que hablaran micrófono en mano.

Los cuatro se definieron como progresistas y defendieron la 'necesidad' de poner en marcha un 'debate de ideas y valores progresistas' que 'ilusione a la ciudadanía'. Los cuatro apostaron por los 'valores de la izquierda' y los cuatro pidieron un 'nuevo estilo en las maneras con las que se ejerce el Gobierno'.

La única de los cuatro que arrancó aplausos del público fue Amelia Valcárcel. Hizo un canto a El Quijote por cómo refleja la pasión y la compasión. En una intervención plagada de citas a Montesquieu, Descartes y Kant, mantuvo que los regímenes democráticos, más que tolerantes, tienen que ser justos. Recordó que el socialismo 'es rebelión', una rebelión que nació como reacción a una política que defendía con grandes palabras los peores hechos. Esa política no es otra que el liberalismo.

Liberalismo y libertad

Fernando Vallespín también se refirió al liberalismo, pero para defender que el mejor liberalismo 'también es libertad'. Vallespín advirtió a la nueva dirección socialista contra 'la entronización de lo posible', una forma de hacer política que ha culminado con éxito Tony Blair en el Reino Unido pero que no está, aseguró, exenta de inconvenientes. Vallespín, a cambio, aplaudió la Renta Básica de la Ciudadanía, que es una de las propuestas del documento y también uno de los ejes de la oferta fiscal del PSOE.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Nicolás Sartorius defendió la 'heterodoxia' en el PSOE y mantuvo que lo progresista es adaptarse a una realidad cambiante con una visión más igualitarista. Sartorius, en cambio, criticó con dureza los movimientos antiglobalización, porque la globalización también significa el avance de la ciencia y de la tecnología.

Jordi Sevilla, como moderador, hizo una síntesis en la que recuperó uno de los argumentos esgrimidos por José Luis Rodríguez Zapatero. Aseguró que la izquierda quiere gobernar 'para mejorar la sociedad' y que eso es lo que le diferencia de la derecha.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS