Expertos denuncian el control de los países pobres a través de la deuda

Susan George propone impuestos internacionales a las multinacionales

La presidenta del Observatorio sobre la Mundialización, Susan George, presentó ayer en El Escorial la cara más oscura del mundo globalizado. La filósofa y analista criticó los motivos políticos que subyacen en el mantenimiento de la deuda de los países pobres, 'mejor forma de control que el colonialismo', y defendió la creación de impuestos internacionales sobre transferencias y adquisiciones de empresas transnacionales, así como para las operaciones financieras internacionales.

George criticó a las empresas 'que despiden a los trabajadores para que suba el valor de sus acciones en Bolsa' y se mostró firmemente a favor del movimiento antiglobalización y de sus continuas movilizaciones, pero censuró la violencia que desencadenan determinados grupúsculos en estas concentraciones que, a su juicio, desvirtúan el debate. 'Si estos violentos siguen fastidiando, tendremos que pagar por ellos'. Tanto George como el director de Opinión de EL PAÍS, Joaquín Estefanía, coincidieron en que, al margen de las manifestaciones, los partidos políticos pueden ser útiles en la lucha contra las desigualdades.

El próximo día 20, el grupo heterogéneo que compone el llamado movimiento antiglobalización se reunirá en Génova para protestar por la pobreza que afecta a buena parte del mundo, por la ausencia de medidas de protección ecológica, por el agotamiento energético que soporta la Tierra. Y tratará de recordar a los dirigentes económicos y políticos que la globalización es, por ahora, sólo una palabra para mucha gente. Los episodios de violencia que han acompañado a estas manifestaciones antiglobalización centraron ayer en este curso de verano de la Universidad Complutense en gran medida el debate, en el que participó, además, el profesor de Ciencia Política de la Universidad Autónoma de Madrid Carlos Taibo. Coincidieron en que los violentos son grupos pequeños que en nada ayudan a la causa común que les une y que pueden convertirse en el único foco de atención que trascienda a la sociedad. También advirtieron de la 'infiltración de la policía', que actúa como 'una fuerza de provocación para que las manifestaciones desemboquen en la violencia'.

'Ideología absurda'

George afirmó que 'la ideología del sistema neoliberal es absurda', y señaló que 'hay fundaciones que pagan cientos de millones de dólares a estudiosos para que demuestren que el sistema es inevitable'. 'Están fabricando esa ideología en la que se formarán muchos jóvenes', lamentó la filósofa.

George se puso del lado de aquellos partidos políticos que sean proclives a la causa antiglobalización, porque cree que tras las manifestaciones tendrán que ser las leyes y los Estados los encargados de luchar contra las desigualdades sociales, si bien observa que 'los Gobiernos no quieren actuar, como demuestra la escasa voluntad para condonar la deuda de los países pobres'. Defendió mejores salarios y alertó del 'colapso económico' en el que van cayendo como fichas de dominó algunos países.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Joaquín Estefanía criticó que los partidos políticos se sumen con tardanza a las peticiones sociales de este movimiento, pero se felicitó de que algunos ya incluyan en su ideario algunas de las reivindicaciones de este colectivo como es la renta básica de ciudadanía que debate estos días el partido socialista español, así como otras tasas que ocupan la atención en otros Parlamentos europeos. 'Lo que es reformista es revolucionario', dijo Estefanía.

También cree que la razón de que se hable por primera vez de derechos sociales y económicos y no sólo humanos se debe al movimiento antiglobalización, que 'ha sacado a la agenda pública debates mal vistos como la pobreza'.

Las drogas también estuvieron presentes en la conversación que mantuvieron ayer en este curso sobre globalización que dirigen el editorialista del EL PAÍS Andrés Ortega y el catedrático de Ciencia Política Fernando Vallespín. El profesor de la Universidad Autónoma Carlos Taibo se refirió a las ingentes cantidades de dinero y de corrupción que mueve la droga en el mundo frente a la pobreza existente, que, según dijo, se paliaría en gran medida modificando levemente el sistema de reparto de la riqueza.

El sociólogo francés Alain Touraine charlará hoy con los lectores de elpais.es a partir de las 9.30.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS