49º FESTIVAL DE SAN SEBASTIÁN

Un disfraz de nazi para Harvey Keitel

Las razones que impulsan a un actor a interpretar a un personaje pueden ser de lo más pintorescas. Harvey Keitel es en La zona gris un mando subalterno de las SS encargado de controlar el funcionamiento del comando judío que -por la promesa de unas semanas o meses más de vida- se hacía cargo de llevar a cabo materialmente el gaseo e incineración de los cadáveres en las duchas y crematorios del campo de Auschwitz, en Birkenau (Polonia). 'En Brooklyn, de niño, me gustaba disfrazarme de nazi', confesó ayer el actor norteamericano. 'Quizá nos gustaban sus uniformes, no lo sé, pero solía jugar a nazis con mis amigos. Supongo que era un problema de desinformación: mis padres no me ensañaron lo suficiente sobre todo aquel simbolismo. Ese recuerdo siempre me ha rondado la cabeza y por eso quería interpretar a un nazi, por un sentido de la responsabilidad y para sacarme de encima un mal recuerdo'.

'El holocausto no se ha olvidado ni se olvidará', continúa el actor, 'siempre iremos en busca de quienes somos, en busca del demonio que todos llevamos dentro y que nos amenaza y persigue'.

Keitel es el único actor norteamericano que tras los atentados de Nueva York y Washington ha viajado a San Sebastián. 'He venido porque para mí esta película es importante', dice. '¿Cree que no tengo miedo? Tengo miedo. La única diferencia entre los héroes y los cobardes es la dirección hacia la que corren', añade con una fría sonrisa.

Keitel -'sí, soy judío, mi madre es judía'- es un actor parco en palabras y lento en las respuestas. Sólo parece animarse cuando no se sabe muy bien cómo alguien introduce en la conversación la palabra 'jamón'. '¡Oh¡', exclama el actor dándose unas sonoras palmaditas en el estómago. 'Jamón, mucho mejor que el italiano. Pata negra. Increíble'. Keitel continúa entusiamado con la conversación culinaria y pregunta si se pueden comer 'tapas' a cualquier hora del día. Luego se interesa por un restaurante al que fue hace años en Madrid: 'En Madrid comí la mejor carne que he probado en mi vida. ¿Aquí es tan buena la carne? ¿Es mejor el pescado?'. 'Viven bien ustedes, muy bien', dice mientras saca un Cohiba del bolsillo, lo toca, lo huele, lo mira y, al puro estilo Lauren Bacall, pregunta: '¿Tiene alguien aquí una cerilla?'.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Elsa Fernández-Santos

Crítica de cine en EL PAÍS y columnista en ICON y SModa. Durante 25 años fue periodista cultural, especializada en cine, en este periódico. Colaboradora del Archivo Lafuente, para el que ha comisariado exposiciones, y del programa de La2 'Historia de Nuestro Cine'. Escribió un libro-entrevista con Manolo Blahnik y el relato ilustrado ‘La bombilla’

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS