Una tubería de Repsol vierte más de 500 litros de gasóleo al río Francolí

La fuga afectó poco al medio ambiente, según la Generalitat

Una fuga desde una tubería del rack (haz de tuberías) de Repsol YPF que une la refinería, situada 14 kilómetros tierra adentro, con el puerto de Tarragona ocasionó ayer el vertido de entre 500 y 1.000 litros de gasóleo a la desembocadura del río Francolí. La fuga, detectada ayer alrededor de las once de la mañana, se comunicó sin dilación a las autoridades, que iniciaron las tareas de colaboración con los técnicos de Repsol para limpiar la mancha del río, acción que se dio por finalizada a primera hora de la tarde de ayer.

Los técnicos de Repsol realizan diariamente una inspección visual de las tuberías y fue en ese control cuando detectaron la fuga, que inmediatamente fue notificada a Protección Civil, a las autoridades municipales de Tarragona y a las autonómicas.

La Agencia Catalana del Agua (ACA), que en un comunicado atribuye a sus técnicos la detección de la fuga, informó ayer que ésta se pudo controlar en un principio con la instalación de una barrera de arena en la ribera del río, a la que se añadió otra en el agua. El gasóleo se recogió mediante succión y con la retirada de la tierra de la ribera que estaba impregnada de este carburante. Los residuos se tratarán en la propia empresa o en vertederos autorizados. Repsol mantiene que la cantidad del vertido fue de entre 300 y 500 litros de gasóleo, mientras que el delegado de la Generalitat en Tarragona, César Puig, considera que esta cifra podría oscilar entre 500 y 1.000 litros, de los que tan sólo el 20% habría llegado al agua.

Comunicación inmediata

La mancha se quedó estancada en la zona del vertido, muy próxima a la desembocadura, por el escaso caudal del río Francolí. Puig evaluó positivamente la inmediatez con la que Repsol comunicó el incidente, lo que favoreció el control de la fuga.

Puig aseguró que no se ha producido afectación significativa del medio ambiente ni existió peligro para la salud humana.

El ACA ha abierto expediente informativo a Repsol y ha recogido muestras de los vertidos y del agua del río, mientras que la empresa investiga el origen de la fuga. Repsol procedió ayer a desenterrar la tubería. En un principio se barajó como causa de la fuga el impacto ocasionado en la cañería por los trabajos de alguna excavadora que realiza las obras de desvío de la desembocadura.

La entidad ecologista Mediterránea, que lleva años abogando por potenciar el tramo final del Francolí, condenó el vertido y exigió la renovación de las tuberías. Según la organización, el gasóleo que llegó al agua afectará de forma grave al ecosistema.

Dos operarios retiran el gasóleo de la ribera de río Francolí.
Dos operarios retiran el gasóleo de la ribera de río Francolí.JOSEP LLUÍS SELLART

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS