Enron evitó pagar impuestos durante cuatro años con la creación de 881 filiales en paraísos fiscales

Andersen se planteó hace un año dejar de auditar la compañía al detectar irregularidades

Arthur Andersen se planteó ya en febrero del año pasado abandonar la auditoría de Enron, en vista de cómo la compañía de Houston desviaba a otras entidades bajo su control pérdidas y deudas que no quedaban reflejadas en los balances oficiales. La auditora no tomó medidas y Enron quebró. Tras conocerse este nuevo aspecto del escándalo, Enron anunció ayer su decisión de despedir a Arthur Andersen como auditora de la compañía. Además, la empresa energética evitó pagar impuestos sobre sus ingresos durante cuatro años mediante la creación de 881 filiales en paraísos fiscales.

Más información
Los partidos se apresuran a devolver las donaciones
EE UU endurecerá el control a las auditoras para evitar escándalos como el de Enron
Andersen intenta recuperar la reputación perdida
La empresa que auditó las cuentas de Enron admite haber destruido papeles
Enron despide a Arthur Andersen como compañía auditora
Andorra y Mónaco continúan en la 'lista negra' de paraísos fiscales no cooperativos
El Senado llama a declarar a varios asesores de Bush sobre el 'caso Enron'
Gráfico animado:: Así fue la caída de Enron

La vertiente política del caso quedó subrayada ayer por una carta remitida por el congresista Henry Waxman, muy activo en esta crisis, al vicepresidente Cheney en la que le pide explicaciones sobre 17 medidas adoptadas por su grupo de trabajo sobre energía, medidas que eran también patrocinadas por Enron.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS