CARTAS AL DIRECTOR
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Un cambio legal

Vistos los últimos acontecimientos sobre la marcha de nuestro país del profesor Bernat Soria, investigador y científico, sobre la curación de la diabetes tipo I, se me ha caído el mundo encima.

Soy un padre cuya hija de seis años sufre, desde los cuatro años, diabetes tipo I, enfermedad derivada de una respuesta del sistema inmunológico y cuya consecuencia es la destrucción de las células Beta, productoras de insulina.

La diabetes tipo I le ha producido a mi hija otra enfermedad crónica e inmunológica, la celiaquía. A lo largo de este tiempo he seguido expectante cualquier información al respecto.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

¿Se han planteado los ministerios de Sanidad, Ciencia y Tecnología el ahorro que supondría encontrar la curación de la diabetes tipo I?

Esta enfermedad origina otras patologías, como son problemas oculares graves, problemas cardiovasculares, problemas renales... y, por tanto, tratamientos y asistencia sanitarios.

¿Alguien puede decirme qué se va a hacer con los cerca de 40.000 embriones sobrantes congelados después de cinco años? ¿Van a destruirlos?

Sería lamentable que el Gobierno de un país democrático progresista encontrara que la curación de la diabetes tipo I no justifique la modificación de la Ley de Reproducción Asistida, del año 1988, promulgada antes de que se descubrieran los potenciales de las células madre embrionarias.

Con estas líneas reclamo un cambio legal que permita utilizar, en las investigaciones, los embriones para la selección de células madre y permitir a los científicos trabajar en mejorar la calidad de vida y salvar vidas humanas, dado que esta postura no es incompatible con mi opinión a la clonación humana reproductiva.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS