El Gobierno balear asume su responsabilidad en el escándalo de Santueri

'Simplemente, soy responsable de la recepción de unas piezas, que un ciudadano dijo que halló casualmente y que entregó al Consell de Mallorca'.

El consejero de Cultura del Gobierno de Baleares, Damià Pons, del grupo nacionalista PSM, asumió ayer en el Parlamento su implicación política en el escándalo cultural del supuesto expolio y exportación ilegal del tesoro o colección de monedas bizantinas, islámicas y cristianas del castillo de Santueri.

El Partido Popular acusó a los nacionalistas de 'tapar y mantener en el anonimato' al autor de la supuesta excavación ilegal con detector de metales, el ciudadano suizo Rupert Spilmann, quien fue identificado por el profesor Lutz Ilisch, de la Universidad de Tubinga, Alemania.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS