Los Verdes instan a la UE a incluir la cuestión medioambiental en el proceso Euromediterráneo

Los socialistas europeos instan a los jóvenes a 'no dejarse engañar' por la derecha

El intenso fin de semana de cumbres y actividades alternativas convocadas por organizaciones de izquierda ha servido de contrapunto a la Conferencia Ministerial Euromediterránea, que comienza hoy en Valencia. Los jóvenes socialistas europeos clausuraron ayer su reunión con una llamada a 'no dejarse engañar por la derecha', mientras que Los Verdes europeos pidieron que la Unión incluya las cuestiones medioambientales en el proceso Euromediterráneo. En Alicante, varios centenares de personas se manifestaron ayer para pedir paz en Oriente Próximo.

El secretario general de la Federación Europea de Partidos Verdes, Arnold Cassola, que presentó ayer en Valencia la posición de los Verdes Europeos ante la conferencia Euromediterránea que se inicia hoy, incidió en que 'hay que conservar la escala humana de la población euromediterránea y tener criterios de intercambio social para lograr un comercio justo social y ambientalmente', ya que, en caso contrario, destacó, 'el proceso Euromed sólo beneficiará a las multinacionales, en lugar de proporcionar prosperidad a la población y mejorar las condiciones ambientales'.

Cassola insistió en que actuar de otro modo 'puede crear más desigualdad y reforzar regímenes totalitarios, además de agotar todos los medios ambientales que dan soporte a la vida'. Al respecto, auguró que en caso de que el libre comercio no se realizase desde este punto de vista 'una de las consecuencias que se derivarían del mismo sería que se produjesen procesos migratorios de los pueblos a las grandes ciudades, como en el caso de El Magreb'. Además, el secretario general de la Federación Europea de Partidos Verdes calificó de 'peligroso' el proceso de liberalización comercial del Mediterráneo' porque, según dijo, 'existe un riesgo de marginación e ignorancia de la dimensión social, medioambiental, democrática y de respeto hacia los derechos humanos'. Cassola mostró su esperanza en que esta cooperación euromediterránea 'sea una forma de obtener una acción efectiva de prevención de conflictos y lograr la paz'. Así, insistió en que 'el diálogo euromediterráneo debe ser una diálogo político que tienda hacia la seguridad de todos los países del Mediterráneo'. Al respecto, añadió: 'Debemos trabajar para obtener el respeto de los derechos humanos, porque existe el riesgo de que el dinero que se emplea en esta liberalización comercial sirva a gobiernos no democráticos del sur del Mediterráneo para ser más autoritarios', ante lo cual pidió que 'la cooperación esté orientada hacia la sociedad civil y no hacia gobiernos que no respetan los derechos civiles de su población'.

Mientras tanto, el secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, dijo ayer en su discurso de clausura del Encuentro Joven Euromediterráneo que los objetivos de la presidencia española de la UE deberían haber sido el Mediterráneo y Latinoamérica, que constituyen, según dijo una 'obligación histórica' para España. Zapatero señaló que la cumbre que empieza hoy en Valencia se celebra en 'un clima de crisis en Oriente Próximo y desazón general en el Mediterráneo', que, dijo 'si no se detiene con rapidez' ocasionará más violencia, a la que sólo 'la paz y el diálogo pondrán fin'. Por su lado, el líder de los socialistas valencianos, Joan Ignasi Pla, instó a los jóvenes a la 'rebeldía' y la 'utopía' y a 'no dejarse engañar' por los elementos que la derecha, que, según dijo, 'no tiene espíritu crítico ni quiere rebeldía, imprime cada día en los medios de comunicación'.

Por otra parte, alrededor de 600 personas participaron ayer en la manifestación por la paz en Oriente Medio y en demanda del fin de la intervención del ejército de Israel en los territorios palestinos. El acto fue una inciativa de los partidos PSPV y EU, los sindicatos UGT y C C OO, el Consejo de la Juventud de Alicante, la Asociación de Cooperación Hispano Palestina y el Círculo de Amistad e Intercambio Israelita. Éste último colectivo es la primera vez que suma a un manifestación de estas características.

Los manifestatantes partieron de la plaza de Los Luceros hasta llegar a la Explanada de España. Durante el recorrido exhibieron pancartas con lemas contrarios a ocupación del ejército israelí, como Fin de la ocupación de Palestina o Israel: Gobierno fascista y terrorista. Al término de la manifestación, Khaled Arab, presidente de la Asociación de Cooperación Hispano Palestina, pidió el cese de la operación militar israelí, reclamó la ayuda y solidaridad de la comunidad internacional y solicitó al Gobierno español que reconozca a la Oficina de Palestina en Madrid como Embajada oficial de este pueblo en España.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS