Las comunidades han optado por distintas políticas de financiación

La caída de la natalidad ha afectado estos años a toda las comunidades, pero en el caso de Asturias el bajón ha sido espectacular. El año pasado el Gobierno socialista del Principado optó por reducir conciertos en la red privada, informa Javier Cuartas. Padres, profesores y alumnos de la concertada se manifestaron en varias ocasiones y los titulares de los centros concertados hablan, aún hoy, de 'guerra abierta'. Su argumento es que mientras que en los colegios públicos hubo que cerrar aulas porque no había niños, a ellos se las cerraron aunque tenían gran demanda. 'En total perdimos 57, unas 10 serían de infantil', dice Emilio Díaz, de la Federación Española de Religiosos de la Enseñanza.

El Gobierno asturiano, que preside el socialista Vicente Álvarez Areces, salió al paso diciendo que la decisión se había tomado para equilibrar ambas redes, ya que la pública había sufrido una fuerte discriminación en anteriores Gobiernos del PP. La supresión de conciertos obedecía, pues, a la racionalización de los recursos para 'hacer posible la convivencia equilibrada del derecho a la educación y a la libertad de enseñanza'. Areces les recordó, además, que mientras los centros privados sólo imparten enseñanza 'en el área central de Asturias', es decir, la Asturias más rica, próspera y urbana, donde se asienta el 80% de la población, en 60 de los 78 municipios de la región, rural, distante del centro y de población escasa y dispersa, sólo existían centros públicos.

Gasto paralelo en la pública

La gratuidad del tramo educativo que va de los 3 a los 6 años es un hecho en el País Vasco desde el curso 1995-1996. Esta gratuidad tiene su origen en el Pacto Escolar (suscrito por el PSE, la extinta Euskadiko Ezkerra y PNV) en 1992. En la actualidad, todas las etapas desde los 3 a los 18 años en Euskadi están concertadas, informa Eduardo Azumendi. Pero eso no ha supuesto un trasvase de alumnos de los centros públicos a los concertados, sobre todo por las inversiones realizadas de forma paralela en la escuela pública.

Las cuotas de escolarización (alrededor de un 50% por cada red) se mantienen.En el caso vasco es preciso tener en cuenta circunstancias históricas, como la las órdenes religiosas que ya en el siglo XIX crearon sus propios colegios. Además hay que añadir la existencia de las ikastolas, unos centros que florecieron en la transición al ofrecer un modelo educativo propio diferente al que ofrece la escuela pública.

En Cataluña está concertado al 100% el tramo de 3 a 6 años, pero los conciertos son parciales, es decir, la Generalitat no sostiene por completo el coste de esta enseñanza y los padres han de abonar una parte.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS