La Generalitat mantiene la oferta de trabajo al 'mosso' que quedó parapléjico

El Departamento de Justicia e Interior de la Generalitat ha ofrecido al mosso d'esquadra que quedó parapléjico por un disparo un puesto de trabajo en la comisaría de Lleida. El agente Xavier Murillo quedó postrado en una silla de ruedas al recibir un impacto de bala el 14 de octubre de 2001 cuando, en compañía de otro mosso, trasladaba a un peligroso delincuente al Hospital de Lleida.

Murillo, que era un agente en prácticas, recibió la medalla al mérito policial. El hecho de que fuera declarado no evaluable por la Generalitat a causa de su minusvalía causó malestar entre sus compañeros. Ayer, se dio a conocer que puede incorporarse al trabajo de Lleida en cuanto reciba el alta laboral, aunque eso le obligaría a renunciar a su condición de mosso. El Sindicat de Policies de Catalunya (SPC) censuró ayer la "falta de sensibilidad" de la Generalitat en este caso. Por su parte, el secretario general de ERC, Josep Lluís Carod-Rovira, pidió al Gobierno catalán que rectifique y admita al policía, y el diputado del PSC, Marc López reclamó que se regulen los derechos y obligaciones de los mossos en prácticas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS