El Prado exhibe 'La riña en el Mesón del Gallo', de Goya

El boceto es el único de la serie de 1777

El Museo del Prado expone desde ayer, en las salas dedicadas a Goya, el óleo La riña en el Mesón del Gallo, que el pintor aragonés realizó como boceto preparatorio -o "borrón"- de su cartón para tapiz titulado La riña en la Venta Nueva. Esta obra, considerada de gran importancia para el conocimiento de la técnica y del modo de hacer de Goya, y único boceto de las series realizadas por él en esa época (1777) que se conserva, ha llegado a la colección de la pinacoteca como resultado de una dación al Estado, en pago de impuestos, de Caja Madrid. La entidad bancaria lo adquirió por cuatro millones de euros.

Presentado por el director del museo, Miguel Zugaza, y por la conservadora jefa de pintura del siglo XVIII del museo, Manuela Mena, el cuadro puede contemplarse ahora junto al cartón de tapices a que dio lugar.

La riña en la Venta Nueva está fechada en agosto de 1777 y la realización de su "borrón", como se lo llamaba entonces, se cree que se produjo unos meses antes. Los artistas que trabajaban para la Real Fábrica de Tapices de Santa Bárbara debían hacer estos trabajos previos para que el rey Carlos III los aprobara, por lo que solían estar muy acabados, aunque al mismo tiempo mantenían toda la frescura de la invención del autor, explicó Manuela Mena.

"Un creador como Goya tenía por fuerza que variar desde la primera idea del borrón hasta el cartón, y comparar uno y otro nos permite seguir el hilo de la historia y ver los ajustes que hizo", añadió la conservadora, para quien, con la escena descrita en ambos cuadros, Goya viene a contar una fábula moral sobre la violencia del hombre sobre el hombre.

La obra transcurre en el exterior de una venta, donde unos arrieros y otros viajeros han entablado una pelea por el juego de los naipes, y, como símbolos de la borrachera, de la codicia y de la riña desencadenada, el pintor plasma sobre una mesa el rey de copas, el rey de oros y el tres de bastos. El principal cambio de todos los introducidos en el tapiz definitivo fue el del nombre del local, que de "Mesón del Gallo, que indica pelea, pasa al de "Venta Nueva", aunque se trate de una venta pobre y desconchada.

Al fondo, <i>La riña en el Mesón del Gallo, </i>de Goya.
Al fondo, <i>La riña en el Mesón del Gallo, </i>de Goya.EFE
Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS