Un sensor de infrarrojos en la mejilla del feto reduce la tasa de cesáreas en partos complicados

La aplicación de un pequeño sensor en la mejilla del feto es suficiente para que los médicos logren toda la información bioquímica necesaria para abordar con garantías los partos con monitorización complicada. La sala de partos del hospital Virgen del Camino de Pamplona, perteneciente a la red sanitaria pública de Navarra, ha protocolizado el uso de esta técnica, la pulsioximetría, que garantiza la salud de los recién nacidos y disminuye el número de cesáreas preventivas efectuadas ante la ausencia de datos bioquímicos.

La pulsioximetría es aplicada en todos los partos con complicación cardiotocográfica. Un proyecto de investigación financiado por el Gobierno de Navarra y realizado por Iñigo Fernández e Isabel Martínez, ginecólogos de este hospital, ha permitido depurar una técnica que permite conocer el contenido de oxígeno del medio fetal en cada momento.

Desde un diminuto sensor colocado dentro del útero, en la mejilla del feto, se emiten luces rojas e infrarrojas cuyo reflejo es medido por un fotodetector que hace un cálculo matemático a partir de la certeza de que la oxihemoglobina absorbe la luz infrarroja, lo contrario que la desoxihemoglobina, que absorbe la luz roja, conociendo así el nivel de oxigenación del medio fetal. El propio pulsioxímetro relaciona esta información con el pulso arterial, eliminando de este modo la necesidad de emplear, de modo añadido, una microtoma sanguínea por punción de la cabeza fetal.La técnica permite conocer al mismo tiempo el ritmo cardiaco del feto, además de asegurar resultados perinatales óptimos cuando sus valores son los adecuados. Por otro lado, reduce la tasa de cesáreas practicadas de modo preventivo al contar sólo con información cardiotocográfica y ahorra a la madre los problemas y molestias que puede causarle la práctica de micromuestras de cuero cabelludo fetal.

Hasta ahora, la información del ritmo cardiaco resultaba incompleta para conocer con exactitud la salud del feto. La evidencia médica demuestra que el bienestar del recién nacido está directamente ligado al nivel de acidosis (disminución del pH de la sangre) y de oxigenación que presenta el medio fetal en los momentos previos al parto.

Cuando el registro cardiotocográfico del feto no es satisfactorio, la alternativa usual para conocer esos niveles es a través de la microtoma de sangre por punción del cuero cabelludo fetal, un sistema invasivo para el feto y molesta para la mujer que debe repetirse en varias ocasiones.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS