El Parlamento Europeo limita la capacidad de recurso de las regiones al Tribunal de Justicia

Deberá ejercerse con permiso del Estado correspondiente o a través del Comité de las Regiones

El Parlamento Europeo se declaró ayer a favor de que los poderes regionales y locales tengan capacidad para recurrir al Tribunal de Justicia de la UE, pero siempre que lo hagan bajo la autoridad del Estado o a través del Comité de las Regiones, y no directamente como solicitaban los grupos nacionalistas. La propuesta salió adelante gracias a un compromiso entre populares y socialistas. El pleno de la Eurocámara aprobó en Estrasburgo por 395 votos a favor, 100 en contra y 45 abstenciones, un informe que impulsa una mayor participación regional en el futuro de la construcción europea, pero introdujo enmiendas al proyecto del ponente, el socialista italiano Giorgio Napolitano.

Napolitano proponía reforzar las competencias legislativas de los Gobiernos y poderes regionales. Uno de los objetivos explícitos era que en el futuro pudieran disponer de la posibilidad de presentar recurso directamente ante el órgano judicial europeo cuando considerasen que una norma comunitaria invade sus prerrogativas.

Populares y socialistas se pudieron de acuerdo para sustituir este planteamiento de partida, mediante una enmienda del portavoz del Grupo Popular en la comisión de Asuntos Constitucionales, el español Iñigo Méndez de Vigo. El texto de Méndez de Vigo reconoce a las regiones legitimidad para "defender sus derechos" ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, pero siempre que lo hagan "bajo la autoridad del Estado miembro de que se trate, de conformidad con su Constitución o su legislación nacional".

Con esta nueva formulación, la decisión de acudir al Tribunal de la UE de una región o comunidad autónoma puede desembocar en un enfrentamiento con el Gobierno central correspondientes, en el caso de que se oponga al procedimiento. Todos los grupos coincidieron en la importancia de que la futura Constitución de la UE refuerce la función de las regiones, aunque respetando el derecho de la Unión a su integridad y coherencia.

"Las regiones y los poderes locales tendrán dos vías de recurso al Tribunal de Justicia si ven lesionados sus derechos, a través del Estado o a través del Comité de las Regiones. Se trata de un compromiso razonable", declaró ayer Méndez de Vigo.

Los principales grupos parlamentarios también pactaron que "cuando la transposición de directivas al derecho nacional sea competencia de las regiones, éstas disfruten en la elección de los métodos de la misma flexibilidad que las autoridades nacionales cuando son competentes". En otras palabras, que las regiones podrán decidir cómo aplicar las normas europeas, algo a lo que inicialmente se oponían los populares españoles, aunque finalmente pactaron la fórmula con sus socios alemanes.

La futura Constitución de la Unión Europea deberá reconocer a las regiones un papel relevante, según Carlos Carnero. "Papel que es esencial", asegura el eurodiputado socialista español, "si se quiere alcanzar mayor democracia y eficacia en la construcción europea".

El comisario de Política Regional, Michel Barnier, defendió ayer en Estrasburgo la conveniencia de incrementar la participación de las regiones en los mecanismos comunitarios, pero dejó muy claro que debe coexistir con "el derecho de cada Estado a tener su propia organización territorial".

Josu Ortuondo, del PNV, fue el único parlamentario español que votó en contra de la resolución. "En nuestra Unión existen diferencias democráticas que debemos atajar", dijo el eurodiputado vasco, quien defendió también la participación de las regiones en los Consejos de la UE cuando se diriman asuntos que les competan.

De la misma opinión fue Concepció Ferrer (Convergència Democràtica de Catalunya). La eurodiputada definió el informe de Napolitano como "un paso demasiado tímido", pero al final no votó en contra.Koldo Gorostiaga (Batasuna) decidió no votar. El eurodiputado de la formación vasca suspendida por orden judicial lamentó que el informe considere el derecho de autodeterminación como competencia exclusiva de los Estados.

El informe de Napolitano es el primero que realiza la Eurocámara sobre el papel de las regiones en la UE y será examinado por la Convención que prepara la reforma de las instituciones europeas los próximos días 6 y 7 de febrero.

El nuevo edificio del Parlamento Europeo en Estrasburgo.
El nuevo edificio del Parlamento Europeo en Estrasburgo.REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción