Chaves insiste en que el uso bélico de Morón y Rota conculca acuerdos internacionales

Meyer y Valderas aseguran que el Tribunal Penal Internacional podría actuar contra España

El presidente andaluz, Manuel Chaves, insistió ayer en Granada que la utilización de las bases de Morón y Rota en caso de una guerra contra Irak sin respaldo de la ONU es "ilegal" pues conculca la Carta de las Naciones Unidas y el acuerdo bilateral entre España y Estados Unidos. Chaves, quien participó con otros miembros del Consejo de Gobierno en la concentración contra la guerra, dijo que más del 80% de los españoles están en contra del conflicto, al margen de su grado de movilización. "El estado de los ciudadanos se resume en dos términos, estupor y cólera democrática", dijo.

Más información
El Foro Social protesta frente al 'Príncipe de Asturias'
Pancartas de protesta en la Alhambra
Los sindicatos calculan que más del 80% de los trabajadores andaluces pararon contra la guerra
Agenda de las manifestaciones

Para el presidente andaluz, los estados que apoyan el ataque contra Irak están buscando "un mínimo de apariencia de legalidad" que difícilmente van a encontrar. Chaves recordó que el presidente del Gobierno, José María Aznar, aún no le ha respondido a la carta que le envió hace unos días en la que reclamaba información en caso de que las bases militares en territorio andaluz fueran a ser usadas de manera excepcional y en la que le manifestaba que sin autorización de la ONU el ataque carecería de legitimidad.

Ante la actitud del Gobierno central los ciudadanos sienten "estupor" al comprobar cómo Aznar se ha separado del grupo de países europeos que buscan la paz, y también sienten "cólera democrática", ya que los intereses del presidente se han supeditado a los de Bush y a los de "la extrema derecha norteamericana" y no a los intereses "humanos y pacifistas, de la inmensa mayoría de los ciudadanos españoles".

"Los ciudadanos están en contra porque no encuentran ninguna razón que justifique la guerra y porque piensan que es una guerra decidida desde hace tiempo" y para la que se busca una mera "apariencia de legalidad".

Chaves participó ayer en Granada en la concentración contra la guerra. Con él estuvieron los consejeros de Presidencia, Gaspar Zarrías; el de Agricultura, Paulino Plata; el presidente del Parlamento, Javier Torres, y alcalde de Granada, José Moratalla, entre otros.

En Sevilla, el consejero de Gobernación, Alfonso Perales, pidió al Ejecutivo central que "no dilate la respuesta" y responda "con claridad" a la petición de creación de planes de emergencia para las bases de Morón de la Frontera y Rota para que los incorporen al plan general puesto en marcha en prevención de un posible conflicto bélico con Irak.

En Cádiz, el responsable federal de Defensa de IU, Willy Meyer, sostuvo que "el belicismo incondicional" de José María Aznar le va a costar a España el aislamiento en las Naciones Unidas y en la Unión Europea, a la vez que advirtió de que el recién constituido Tribunal Penal Internacional puede tomar medidas contra España por permitir el uso de las bases para un conflicto bélico sin la autorización de las Naciones Unidas, informa Fernando P. Monguió.

Por su parte, el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre (PP), restó importancia a las declaraciones de Izquierda Unida sobre la convocatoria de paro en las que la coalición aseguraba que el Partido Popular negaba a los trabajadores municipales la posibilidad de participar y les obligaba a hacerlo en la media hora de descanso matinal. De la Torre lo negó molesto y dijo: "Quien quiera movilizarse, que lo haga".

Juan Diego gesticula junto a Távora, Hoyos y Saborido, ayer, en la factoría de CASA en Sevilla.
Juan Diego gesticula junto a Távora, Hoyos y Saborido, ayer, en la factoría de CASA en Sevilla.GARCÍA CORDERO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS