Un Concorde en llamas se estrella al despegar de París y causa 113 muertos

Inmovilizada la flota del avión supersónico tras su primer accidente

Un total de 113 personas fallecieron ayer en las inmediaciones del aeropuerto parisiense Charles de Gaulle cuando un avión Concorde de Air France se estrelló, a los dos minutos de despegar, contra un pequeño hotel. Murieron el centenar de turistas, en su mayoría alemanes, que viajaban a bordo, los nueve miembros de la tripulación y cuatro personas que estaban en el pequeño hotel sobre el que se desplomó el aparato. Según varios testigos, el avión tenía el reactor izquierdo en llamas cuando se encontraba a 50 metros del suelo. El piloto intentó un giro desesperado, pero el avión se estrelló contra el suelo. "Era tan increíble, pasó tan cerca, se veía todo con tanto detalle, el motor en llamas... Creí que se trataba del rodaje de una película, de un falso accidente", explicaba una testigo. El presidente de Air France, Jean-Cyril Spinetta, confirmó la avería del motor izquierdo del aparato, cuyas cajas negras fueron recuperadas anoche. Tanto British Airways como Air France, las únicas compañías que usan este tipo de avión, suspendieron los vuelos previstos para ayer. Los Concorde no habían tenido ningún accidente en sus 31 años de vida. El jefe del Estado francés, Jacques Chirac, expresó una "intensa emoción" por lo ocurrido. Chirac acababa de aterrizar en Charles de Gaulle, procedente de la cumbre del Grupo de los Ocho en Okinawa (Japón), y su avión tuvo que ceder el paso al Concorde siniestrado cuando despegaba. El rey Juan Carlos y José María Aznar enviaron mensajes de condolencia a las autoridades francesas y alemanas.

Más información
Concorde en tierra
Suspendidos los vuelos del avión supersónico
"El avión llevaba un motor ardiendo, de un reactor salía una llamarada de 20 metros"

Regístrate gratis para seguir leyendo

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS