Marcadores genéticos para hígados grasos e inflamados

Las personas obesas tienen más posibilidades de padecer esteatohepatitis (hígado graso e inflamado) no alcohólica que las delgadas. No todas desarrollan esta patología, pero cuando lo hacen la enfermedad puede terminar en cirrosis o en cáncer de hígado. ¿Cómo se puede saber quiénes tienen más posibilidades de desarrollar la enfermedad? Mediante el desarrollo de marcadores genéticos adecuados. ¿Cómo se puede combatir? Con la localización de dianas terapéuticas. Para encontrar esos marcadores y esas dianas se ha creado una empresa, Owl Genomics, formada por la Universidad de Navarra, la consultora Cross Road Biotech y la empresa, también española, MedPlant Genetics.

La esteatohepatitis no alcohólica, NASH en sus siglas internacionales, afecta a unos 14 millones de personas del mundo rico, el único que tiene problemas de obesidad. De los 64 millones de obesos de Estados Unidos, más los casi 75 millones de gordos europeos, un total de cuatro millones desarrollarán cirrosis, de los 14 que padecerán la NASH. Desde la perspectiva de la empresa, eso supone un mercado potencial de 139 millones de personas candidatas a hacerse las pruebas, cuando estén listas.

La esteatohepatitis no alcohólica afecta a 14 millones de personas en el mundo desarrollado

La investigación base, dirigida por José María Mato, bioquímico y ex presidente del CSIC, se lleva a cabo en el Centro para la Investigación Médica Aplicada, en la Universidad de Navarra. Allí se ha desarrollado en 2001 un ratón, el MAT-0, que sufre la enfermedad de manera espontánea debido a la eliminación de un gen. Este animal permite hacer un estudio muy preciso de la evolución de la enfermedad. "Ya hemos localizado 12 marcadores hepáticos tempranos en el ratón", dice Mato. "Aunque no estamos seguros de que sean idénticos en humanos, hemos convalidado ya dos de ellos, el PHB1 y el COX1, en pacientes obesos".

La finalidad de la investigación es encontrar marcadores tempranos que se puedan detectar en una muestra de sangre de los pacientes. Eso haría posible que el obeso en el que se localizaran esos marcadores cambiara sus hábitos para evitar el desarrollo de la enfermedad. "La investigación", señala Mato, "incluye estudios de genómica y proteómica para identificar más proteínas marcadoras de NASH con valor diagnóstico predictivo y terapéutico en humanos". MedPlant es la empresa que se encargará de estudiar la genómica del ratón, mientras que la proteómica se llevará a cabo en Navarra. La financiación de este proyecto, que supone 1,5 millones de euros, se obtiene de fondos públicos y privados.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS