Mena, único candidato a la Fiscalía de Cataluña

El ministerio y la Generalitat no ponen reparos a su continuidad

José María Mena Álvarez, fiscal jefe de Cataluña desde 1996, cuenta con muchas posibilidades de repetir en el cargo. Salvo sorpresas de última hora o movimientos políticos imprevistos, su candidatura es la única que se había presentado el pasado viernes, 48 horas antes de que acabase el plazo. Con todo, el Gobierno tiene la potestad de nombrar a un fiscal que no haya solicitado ese destino.

Hace unos meses trascendió que el Gobierno ultimaba la reforma del Estatuto del Ministerio Fiscal, por el que cesarían los fiscales de sala y fiscales jefe de tribunales superiores que llevaran más de cinco años en el cargo: 17 en total, entre ellos José María Mena, quien a los pocos días lanzó un claro aviso a los aspirantes a sucederle. "Ni mandes a quien mandó ni sirvas a quien sirvió", declaró entonces en uno de sus periódicos encuentros con la prensa. Mena explicó luego que el mismo día que entrase en vigor la reforma legal presentaría su candidatura para repetir en el cargo, aunque también dejó claro que si el Gobierno no le volvía a nombrar trabajaría con total lealtad hacia su nuevo superior jerárquico.

José María Mena, nacido hace 67 años en Villarcayo (Burgos), siempre ha mostrado su deseo de acabar la carrera profesional en Cataluña, donde está muy arraigado. De militancia comunista preconstitucional y marcado talante progresista en su visión de la función de la fiscalía, Mena goza de un gran prestigio en la carrera fiscal. Siempre ha mostrado, además, un gran respeto por las instituciones, lo cual le ha permitido ganarse el reconocimiento de los poderes públicos, dentro y fuera de Cataluña; desde la consejera de Justicia, Núria de Gispert, hasta la delegada del Gobierno, Julia García-Valdecasas, o el propio ministro de Justicia, José María Michavila, quien en una reciente visita a Barcelona elogió públicamente el trabajo de Mena en la puesta en marcha de la justicia rápida. Todo un síntoma si se tiene en cuenta el enfrentamiento que mantuvieron el ministro y el fiscal jefe de Madrid, Mariano Fernández-Bermejo, a propósito de esa misma reforma legal.

El candidato conservador que había sonado como alternativa a Mena es Martín Rodríguez Sol, fiscal jefe de Lleida y portavoz de la Asociación de Fiscales. Sin embargo, ha declinado optar al cargo y espera una nueva ocasión. Dentro de cinco años, Mena, si repite, ya habrá cumplido la edad de jubilación y entonces podría ser un buen momento para que Martínez Sol, con más de 25 años de carrera fiscal por delante, aspire a una plaza que entonces estará mucho más disputada que ahora.

El Consejo Fiscal, máximo órgano de la carrera, se reunirá el próximo día 22 para debatir la renovación de los fiscales que han cesado, ahora en funciones. Tras esa reunión, el fiscal general del Estado, Jesús Cardenal, propondrá los nombres al Gobierno y finalmente decidirá el Consejo de Ministros, probablemente el 25 de julio.

El Gobierno puede desoír todas las sugerencias y nombrar fiscal jefe de Cataluña a una persona que no haya pedido ese destino. Pero esa decisión, que aparentemente se entendería como un reconocimiento, sería en realidad un duro reto, teniendo en cuenta la figura profesional de Mena.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS