Reportaje:

Hong Kong defiende su libertad

El Gobierno de la ex colonia se ve obligado a aplazar una ley que recorta derechos

La decisión de promulgar el Artículo 23 viene amparada, en parte, por la lucha desatada por el Gobierno de Pekín contra Falung Gong, una práctica de origen budista que, a finales de la década pasada se extendió como un incendio por toda China, donde tenía decenas de millones de seguidores. Las críticas de Falung Gong al PCCh desataron la persecución sin cuartel del régimen que la declaró una "secta satánica". Falung Gong es legal en Hong Kong, donde sigue teniendo numerosos adeptos.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS