El obispo anglicano gay deja su puesto por la presión de los conservadores

El anglicano Jeffrey John dio por perdida la batalla al informar ayer que no tomará posesión como obispo de Reading (Inglaterra). La elevación al obispado del actual reverendo de una diócesis de Londres, de 50 años y abiertamente homosexual, dividió a liberales y conservadores de la Iglesia anglicana. Para evitar el cisma, el clérigo renunció difinitivamente a su consagración, prevista el próximo mes de octubre.

El reverendo Jeffrey John había aceptado su nombramiento como "signo de esperanza" y renovación de la Iglesia anglicana. Su candidatura estaba apadrinada por el obispo de Oxford, Richard Harries, de talante liberal, y apoyada por el jefe espiritual del anglicanismo, el arzobispo de Canterbury, Rowan Williams. Pero, ayer, John dio marcha atrás y renunció a su nuevo puesto. "Me he dado cuenta del daño que mi consagración puede causar a la unidad de la Iglesia, incluida la Comunión Anglicana", escribió en su carta de renuncia. Nueve obispos expresaron su oposición por medio de la prensa, y el arzobispo de Nigeria, representante de la más extensa comunidad anglicana, amenazó con romper oficialmente con la Iglesia de Inglaterra.

Más información
La Iglesia Anglicana, al borde del cisma, debate sobre la homosexualidad en el clero

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS