Maurice Béjart dice en Peralada que se plantea un ballet sobre Dalí

El coreógrafo Maurice Béjart (Marsella, 1927) lleva más de 40 años abriendo, "con cuidado", nuevos caminos a la danza. El cuidado se debe, según explicó ayer durante la presentación de los dos espectáculos que hoy y mañana se representarán en el Festival de Peralada, a su empeño en mantener el favor del público. Adelantó que se plantea un ballet sobre la personalidad del pintor Salvador Dalí.

El variado doble programa que Béjart presenta en Peralada incluye algunas de sus más celebradas coreografías: El pájaro de fuego, de Stravinsky; Serait-ce la mort?, con música de Richard Strauss, o el celebérrimo Bolero, de Ravel. La pieza Juan y Teresa, con música tradicional española, supone la tercera incursión del coreógrafo en la relación entre Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz. "Desde muy joven sufrí una gran impresión ante los poemas de San Juan de la Cruz y quedé tocado por sus versos", explicó. Los pasos de estas aclamadas coreografías no han cambiado con los años, aunque Béjart admite que han sido "limpiadas" ligeramente.

Pero, más que sus trabajos en el escenario, fue el personaje de Salvador Dalí el que monopolizó buena parte de la rueda de prensa que Béjart ofreció ayer en un hotel de Roses. El artista recordó el enorme impacto que le causó la relación que, hace 43 años, mantuvo con el creador ampurdanés mientras preparaban una ópera ballet que se presentó en Venecia y se tituló El caballero romano y la dama española. Béjart recordó que, en el primer encuentro, el excéntrico Dalí le dio con la puerta en las narices nada más verlo porque, según le confesó después, había soñado que le asesinaba un hombre con ojos azules. "Dalí tenía un fondo animal de conciencia y verdad", explicó Béjart, quien aseguró que junto al pintor aprendió "sobre la libertad en el teatro y en el arte". El veterano coreógrafo confesó, tras conocer que el año próximo se celebra el centenario del nacimiento del pintor surrealista, que está muy interesado en el personaje y que pensará en alguna coreografía centrada en su compleja personalidad.

La compañía Béjart Ballet Laussane ha acudido a Peralada con 35 bailarines, entre los que, recordó, hay siete u ocho españoles.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS