El Gobierno de Erdogan quiere recortar el poder de los militares en Turquía

El Parlamento investiga a dos ex primeros ministros por corrupción

El Gobierno del primer ministro turco, el islamista moderado Recep Tayyip Erdogan, pretende recortar el poder de los militares dentro de una serie de reformas remitidas al Parlamento para armonizar las leyes de Turquía con las de la Unión Europea. La reestructuración del poderoso Consejo Nacional de Seguridad (CNS) permitirá designar a un civil como nuevo secretario general, un cargo que hasta ahora ha ocupado siempre un general del Ejército.

Una primera reforma del CNS, un órgano introducido en la Constitución turca tras el golpe militar de 1980, fue aplazada hace un mes ante las presiones de la cúpula de las Fuerzas Armadas turcas. El nuevo proyecto de ley señala que el Consejo -cuya función teórica es aconsejar al Gobierno sobre asuntos de seguridad- ya no se reunirá cada mes, sino cada dos meses, y su secretario general será nombrado por el primer ministro tras recibir la aprobación del presidente de la República. Los militares turcos aprovechan las reuniones mensuales del CNS para marcar el paso al poder civil. Sus sesiones suelen generar más expectación que las del Gabinete.

Más información
El Parlamento turco logra reducir el poder político del Ejército

Otras reformas en marcha pretenden autorizar la enseñanza de la lengua kurda -aunque sólo en centros privados-, levantar las actuales restricciones a los derechos de manifestación y asociación, suprimir la jurisdicción militar sobre asuntos civiles y endurecer la persecución de las torturas policiales antes del inicio de las negociaciones de Turquía con la UE.

Por otro lado, la práctica totalidad de los miembros del anterior Gobierno turco -una veintena de ex ministros, y los ex primeros ministros Bulent Ecevit y Mesut Yilmaz- van a ser investigados por una comisión parlamentaria por supuestos cargos de corrupción. La acusación contra Ecevit, de 78 años, ha sorprendido a la opinión pública turca, ya que el veterano líder socialdemócrata es respetado por su reputación de hombre honrado en un país donde la corrupción salpica a casi toda la clase política.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS