Pedroche y un concejal del 'caso funeraria' irán a la asamblea de Caja Madrid

El pleno del Ayuntamiento aprobará hoy los nombramientos de los consejeros designados por los tres grupos municipales -PP, PSOE e IU- para integrar la asamblea general de Caja Madrid, un órgano no ejecutivo en el que están presentes la Comunidad, varios ayuntamientos de la región, clientes, sindicatos y organizaciones sociales. El Consistorio madrileño elige a 70 de los 320 miembros de esta asamblea: 37, designados por el PP; 27, por el PSOE, y 6, por IU. Entre los populares hay, además de muchos concejales actuales, nueve ex ediles -incluido el anterior regidor, José María Álvarez del Manzano-, dos dirigentes que han tenido problemas con la justicia -Jesús Pedroche y Antonio Moreno- y una hermana del secretario regional del PP, Ricardo Romero de Tejada.

Más información
Las hipotecas empujan el beneficio de Caja Madrid hasta los 470,37 millones

Jesús Pedroche, estrecho colaborador del alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, y elegido concejal el pasado 25 de mayo, tuvo que dimitir tras dictar el Tribunal Constitucional una sentencia que lo condenaba por haber despedido años atrás a una secretaria que se quedó embarazada estando soltera. Antonio Moreno, concejal de Patrimonio y Régimen Interior con Álvarez del Manzano, está imputado por sendos delitos de prevaricación, malversación de fondos públicos y maquinación para alterar el precio de las cosas presuntamente cometidos en la venta de la funeraria pública en 1992. El fiscal pide para él seis años de cárcel.

"Hablan de renovación"

"Es un nuevo ejemplo de que Ruiz-Gallardón dice una cosa y hace otra: habla de transparencia y de renovación, pero recicla a los concejales del anterior regidor, protege a imputados o condenados por los jueces y apoya al propio Álvarez del Manzano, último responsable de todo lo ocurrido en el Ayuntamiento estos años", protesta el concejal socialista Óscar Iglesias. El edil recuerda que otro imputado en el caso Funeraria, el ex concejal Simón Viñals, ha sido reincorporado al Ayuntamiento como "asesor" para asuntos de sanidad.

Inés Sabanés, portavoz de IU, juzga "poco importante" que esas personas ejerzan de consejeros en la asamblea de Caja Madrid porque ése es un órgano "sin casi capacidad decisoria, se reúne dos veces al año y sus miembros cobran 600 euros por cada reunión". "Otra cosa será si de la asamblea salen elegidos para formar parte del consejo de administración o la comisión de control, que ya sí son órganos ejecutivos", advierte.

La asamblea general de Caja Madrid está formada por 320 consejeros: 100 elegidos por los ayuntamientos en los que la entidad bancaria tiene oficinas -70 de ellos de la capital-, 40 de la Comunidad, 112 designados por los propios clientes, 36 representantes de los trabajadores y 32 de organizaciones sociales (universidades, ONG, Consejo Económico y Social, etcétera). De esa asamblea general se elige después el consejo de administración, formado por 21 vocales, siete de ellos procedentes de los ayuntamientos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS