Los empresarios de estaciones de servicio cifran en un 60% la pérdida de ingresos por la 'ley antibotellón'

Las tiendas de las gasolineras de la región (unas 800) redujeron sus ingresos en un 60% durante el primer semestre de 2003 como consecuencia de la entrada en vigor de la ley antibotellón -que prohíbe vender alcohol en las gasolineras- y del nuevo impuesto sobre hidrocarburos, según la Confederación Española de Empresarios de Estaciones de Servicio (CEEES).

Fuentes de la confederación aseguraron que, desde la entrada en vigor de la ley antibotellón, hace ya casi un año, la disminución en los ingresos de las tiendas de las gasolineras ha sido constante, "hasta tal punto que muchas estaciones de servicio están pensando cerrar durante la noche", ya que no les merece la pena mantener el personal y el gasto de mantenimiento para dos o tres repostajes.

Desde dicha confederación aseguran que la pérdida de ingresos no se debe sólo a la prohibición de la venta de alcohol, "sino a que el cliente tampoco entra a comprarse un bocadillo, un refresco o unas patatas fritas", y aseguran que las gasolineras siempre han sido "el sitio menos accesible para que el joven compre alcohol".

La confederación también entiende que es un agravio comparativo que en la mayoría de las comunidades autónomas se permita la venta de bebidas alcohólicas en gasolineras, dentro de un horario restringido, y que en Madrid esté totalmente prohibido.

Desde la confederación reclaman que se les permita vender este tipo de bebidas al menos hasta las diez de la noche, y se preguntan quién les pagará las pérdidas si la ley antibotellón que se está preparando a escala nacional "es más relajada y conculca la que existe en la Comunidad de Madrid". Asimismo, sostienen que el Gobierno regional madrileño es el que menos ha escuchado a este sector.

Además, estas mismas fuentes aseguraron que la puesta en marcha, en agosto del año pasado, del impuesto sobre hidrocarburos en Madrid, más conocido como céntimo sanitario, fue el "remate" a esta situación porque ha provocado que muchos clientes reposten en las gasolineras de otras comunidades donde no se ha aplicado.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS