Las parejas infértiles critican que la nueva ley de fecundación "antepone los embriones a las mujeres"

Las asociaciones de parejas con problemas de infertilidad criticaron ayer la reforma de la Ley de Reproducción Humana Asistida que ha preparado Sanidad. Las asociaciones critican que la nueva ley establece que sólo se podrán fecundar tres óvulos por ciclo para evitar que sobren embriones de los tratamientos de fecundación in vitro, como piden desde hace años los sectores católicos y conservadores. Aseguran que en el nuevo texto prima el interés de los embriones sobre el de las mujeres.

Las asociaciones señalan que las mujeres tendrán que someterse a varios tratamientos hormonales antes de conseguir un embarazo. Según la ministra de Sanidad, Ana Pastor, un 20% de las parejas en edad fértil tienen problemas de infertilidad. Actualmente, a la mujer se le estimula hormonalmente, se le extraen los óvulos y se fecundan. Se implantan tres y si sobran se congelan por si el embarazo va mal. Con la reforma, si el embarazo no prospera habrá que someter a la mujer a otro tratamiento hormonal.

El objetivo de la reforma, según Sanidad, es que no sobren embriones. Sanidad prevé establecer casos en los que, según la edad y la causa de la infertilidad, se puedan fecundar más óvulos. Las asociaciones desconfían.

La presidenta de la Asociación Nacional para Problemas de Infertilidad, María José González, señaló que el texto presentado por la ministra de Sanidad, Ana Pastor, "es una barbaridad" y un retroceso evidente respecto a la ley actual, de 1988. El PP recurrió, y perdió, ante el Tribunal Constitucional en su día la ley aún vigente. "La conclusión es que va a haber que someter a las mujeres a más fármacos innecesarios para conseguir un embarazo. Pastor antepone el beneficio de los embriones al de las mujeres", añadió. Diana Guerra, presidenta de la Asociación de Ayuda a la Fertilidad y representante de los pacientes en la Comisión Nacional de Reproducción Asistida, que asesora a Sanidad, lamentó que "el ministerio no hay tenido en cuenta la opinión de los pacientes a la hora de elaborar la reforma". En el mismo sentido se manifestó María Miramón, de la Asociación para los Problemas de Infertilidad, que señaló que la reforma "es un paso atrás". Ésta añadió que la tasa de éxito de la fecundación in vitro se va a reducir drásticamente.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS