Un concejal de UPN disparó al aire para repeler un ataque radical

Silvestre Zubitur, portavoz de UPN en el Ayuntamiento de Leitza, repelió con dos disparos de escopeta al aire el ataque que sufrió en su domicilio en la madrugada del pasado 13 de agosto, cuando un grupo de jóvenes lanzó contra su casa con botellas y otros objetos.

Los hechos se han conocido ahora, al presentar Aralar, el grupo que ocupa la alcaldía, una moción en el pleno del Ayuntamiento celebrado el pasado viernes, en la que se reprobaba tanto la actitud del portavoz regionalista como el ataque sufrido por Zubitur en su vivienda durante las fiestas patronales de la localidad. El apoyo a la moción fue unánime e incluyó la retractación de Zubitur y la condena de sus compañeros de UPN.

El 13 de agosto, sobre las siete de la mañana, varios desconocidos arrojaron botellas y objetos contra la casa de Zubitur. El edil cogió su escopeta de caza, salió y efectuó dos disparos al aire que ahuyentaron a los agresores sin que hubiera heridos.El secretario de Organización de UPN, Eradio Ezpeleta, ha señalado que el partido no tomará medidas contra Zubitur, quien ha declarado que no dio a conocer los hechos en su día para no dar "publicidad gratuita" a los agresores. "Actuó llevado por la tensión del momento, aunque sabiendo lo que hacía y sin disparar a nadie", ha explicado Ezpeleta. "Él mismo y todo el grupo de UPN votaron a favor de reprobar los hechos", agregó.

UPN fue, con cinco concejales, el partido más votado en Leitza en las pasadas municipales. Aralar, con cuatro ediles, consiguió la alcaldía con el apoyo de los dos concejales de EA.

"Estuvo mal y repruebo lo que hice", ha reconocido el edil, quien, no obstante, afirmó haber actuado conscientemente. "Si ellos tienen derecho a atacar, yo tengo derecho a defenderme", añadió Zubitur, quien recalcó que era la segunda vez que atacaban su casa durante las fiestas. El 10 de agosto una botella fue arrojada al interior del domicilio. Aquel día, tras salir al balcón con sus hijos, los atacantes siguieron lanzando objetos e insultándole.

Años atrás, Zubitur actuó de similar manera para evitar que unos jóvenes quemaran durante las fiestas una bandera española colocada en la plaza principal de Leitza. También en aquella ocasión disparó con su escopeta al aire.

Denuncia contra Interior

Por otro lado, el Ayuntamiento de Leitza ha presentado una denuncia contra el Ministerio del Interior por "desobediencia a la autoridad" tras haber realizado obras de reforma en un caserío céntrico sin tener licencia municipal. El lugar, Casa Maxurrenea, es ya el nuevo cuartel de la Guardia Civil.

El edificio, propiedad del Gobierno navarro, fue cedido en 2002 al instituto armado. La cesión también fue recurrida por el Ayuntamiento ante los tribunales, por considerar que se vulneró la voluntad de sus primitivos propietarios de destinarlo a usos escolares y educativos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS