Muñoz se querella contra García Marcos por injurias y calumnias

El ex alcalde augura la descomposición del equipo de gobierno

El ex alcalde de Marbella, Julián Muñoz, anunció ayer que interpondrá una nueva querella por injurias y calumnias contra la ex concejal socialista y actual primera teniente de alcalde, Isabel García Marcos, por acusarle de apropiarse de 2,8 millones de euros de la venta a una promotora de los terrenos donde se encuentra la Basílica Paleocristiana Vega del Mar, que data del siglo VI.

"Ya he puesto dos querellas criminales contra ella, y esta será la tercera. Pero habrá otras cada vez que diga una falsedad", dijo Muñoz, quien auguró la "descomposición" del nuevo equipo de gobierno, formado por tránsfugas del GIL, PSOE y PA. Y negó las imputaciones de García Marcos, explicó que el Ayuntamiento vendió a la empresa Covalmon en marzo de 1998 la parcela anexa a la basílica.

La cesión de estos terrenos, de 12.600 metros cuadrados, se hizo a través de un contrato privado de compraventa entre el entonces teniente de alcalde de San Pedro Alcántara, Francisco Garrido, y la promotora por 2,8 millones de euros, a pagar en tres plazos. En cualquier caso, el acuerdo no incluía los terrenos en los que se asienta este importante monumento, declarado Bien de Interés Cultural.

La empresa entregó al consistorio, presidido en aquella fecha por Jesús Gil, un primer talón de 300.000 euros, mientras que el resto del dinero quedó pendiente hasta la concesión de la licencia de obras y el otorgamiento de la escritura pública. Sin embargo y según Muñoz, esto no llegó a realizarse porque la Comisión provincial de Urbanismo de Málaga paralizó la operación y rechazó la construcción prevista de 21.000 metros cuadrados en la parcela, por tratarse de una zona de "protección arqueológica". Covalmon interpuso un recurso contencioso administrativo para reclamar la devolución de los 300.000 euros.

"Ya está bien de mentiras; no me he quedado con un duro", insistió Muñoz, en una actitud crispada por el enfado. El concejal del llamado Grupo Mixto B, que ayer estrenó sede, no escatimó en insultos y críticas a García Marcos: "Es una fracasada política, ha sido expulsada por traidora y mala compañera, ejerce de alcalde cuando no lo es, arrebató a [Francisco] Zori las primarias con engaños y algún día tendrá que dar cuentas del Plan de Innovación".

El ex regidor pronosticó también una grave crisis en las filas del gobierno de Marisol Yagüe, que achacó a las ansias de todos sus componentes por ser alcalde. "Está al caer. Creo que los ocho del Mixto A (ediles del GIL que apoyaron la moción de censura) están en una crisis importante entre ellos", señaló Muñoz, que acusó a García Marcos de "tratar de dinamitar desde dentro a ese grupo de concejales para quedarse con el mando absoluto de la ciudad".

Por otra parte, el único edil que le quedaba al GIL en el Ayuntamiento, Rafael González, ha sido expulsado del partido por su actuación durante la moción de censura que arrebató la alcaldía a Julián Muñoz. González se mantuvo neutral.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS