China anuncia la construcción de una estación espacial

Apenas cuatro horas después de que el primer astronauta chino de la historia aterrizara en las estepas de Mongolia Interior tras haber girado 14 veces alrededor de la Tierra, Pekín anunció ayer que enviará una nueva nave al espacio "en uno o dos años" y que construirá un laboratorio y una estación espaciales. Aunque el Gobierno chino no dio fecha para estos dos proyectos, los expertos consideran que estarán en funcionamiento para 2008. China no participa en la Estación Espacial Internacional.

Xie Mingbao, director de la denominada Oficina de Ingeniería del Programa Espacial Tripulado, aseguró en rueda de prensa que el lanzamiento de un laboratorio será seguido de la construcción de una estación que calificó de "modesta". Los primeros suelen alojar astronautas durante periodos limitados, mientras que las segundas tienen tripulación permanente.

Más información
Por la senda de Gagarin

Los científicos chinos han asegurado repetidas veces que la intención del país es pisar la Luna en 2020. Xie no quiso hacer ninguna referencia a esta posibilidad, pero sí indicó que, de momento, no existe el proyecto de fabricar un transbordador.

"La próxima tarea después del aterrizaje de Shenzhou V (Nave Divina) es desarrollar la tecnología que asegure un acoplamiento preciso entre la nave y el módulo orbital, que son clave para la prevista creación de laboratorios", dijo ayer Zhang Qingwei, subdirector del programa espacial nacional.

Xie desveló que China ha invertido 2.200 millones de dólares en el programa tripulado y que el coste del lanzamiento ha sido de 120 millones de dólares, frente a los 100 millones de dólares de cada una de las cuatro misiones no tripuladas anteriores.

Yang Liwei, de 38 años, el primer taikonauta (en chino espacio se dice taikong) que ha girado alrededor de la Tierra, aterrizó ayer a las 6.23 de la mañana (seis horas menos en España) tras un vuelo de algo más de 21 horas. Minutos después, salía de la cápsula por su propio pie y saludaba con aspecto un poco aturdido al equipo de rescate y la gente que se concentró para recibirle.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS