España y Francia promueven un frente europeo contra la inmigración ilegal en el Mediterráneo

Acebes y Sarkozy fijan un plan contra ETA "con fines concretos" para los próximos meses

El ministro francés del Interior, Nicolas Sarkozy, propuso ayer una "zona de seguridad" en el Mediterráneo occidental custodiada por España, Italia y Francia, a la que deberían incorporarse Marruecos, Argelia y Túnez, los países de los que salen la mayoría de los emigrantes sin papeles hacia la frontera sur de la UE. El número dos del Gobierno francés respondió con esta propuesta de frente europeo a la inquietud expresada minutos antes por su colega español, Ángel Acebes, sobre la actual avalancha migratoria. Además, Francia y España pactaron un plan de trabajo anti ETA para los próximos meses.

Más información
70 inmigrantes mueren al tratar de llegar a Italia en una barca, según los supervivientes
Los cinco 'grandes' de la UE negociarán juntos los acuerdos de devolución de inmigrantes
Desarticulada una red dedicada al tráfico de mujeres subsaharianas

A cubierto de la lluvia racheada que se abatía sobre La Baule, una zona turística de la costa atlántica de Francia, los ministros de Interior de cinco países (Reino Unido, Alemania, Italia, Francia y España) iniciaron anoche la programación de actuaciones contra el terrorismo y la inmigración clandestina, en una reunión similar a la mantenida en mayo en Jerez de la Frontera (Cádiz). Pero la sesión tuvo un aperitivo franco-español, cuando Acebes se reunió con Sarkozy para hablar de ETA y pedir ayuda contra la inmigración ilegal. El ministro español expuso este último problema en el lugar oportuno: Francia es el gran protector de los regímenes del Magreb, como se ha visto en la visita de Jacques Chirac a Mohamed VI y en el apoyo de París al debilitado presidente argelino, Abdelaziz Buteflika.

Su interlocutor, Nicolas Sarkozy, que se ha ganado la consideración de político más popular de Francia por su eficacia en los asuntos más crudos, lanzó entonces la propuesta de una cooperación reforzada entre el sur de Europa y el Magreb. "No seremos eficaces oponiéndonos unos a otros. Yo propongo un grupo de diálogo de 3 más 3", en referencia a los tres europeos y los tres magrebíes que acababa de citar.

Mejor con más países

Acebes no dijo que sí ni que no, en la conferencia de prensa celebrada junto a Sarkozy. Posteriormente comentó a algunos periodistas españoles que él prefiere implicar a más países europeos. Pero el titular español de Interior sí dejó claro, en público, que toda la Unión Europea debe pagar esa lucha. "Hemos creado una Europa común y sin fronteras", argumentó Acebes. "Nuestros servicios de policía nos informan cada día de que hay personas que entran clandestinamente por cualquiera de nuestros países y a los 15 días están en otro. La gestión de la lucha contra la inmigración clandestina habrá de ser compartida por toda la Unión", martilleó.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sarkozy le apoyó: habló de "mutualización de nuestros medios" y utilizó el ejemplo de Rumanía, un país que "exporta" clandestinos y que en un futuro no lejano será miembro de la UE. "¿Podemos dejar sola a Rumanía en la tarea de controlar la frontera exterior de Europa?", se preguntó. No se trata de sustituir al Consejo europeo de Justicia e Interior, que reúne a los países de los 15 miembros de la UE y, en un futuro cercano, a 25; pero Sarkozy quiere acentuar la cooperación entre los países más inquietos, plantear los hechos consumados a los demás y aplicar la receta francesa para la construcción de Europa, esto es: que haya grupos de vanguardia para cada tema, con Francia en todas las salsas. Se trata de ir "más rápido y más lejos", tanto en el control de la inmigración ilegal como en la lucha contra el terrorismo, según aseguró Sarkozy.

Como siempre que se reúnen las autoridades españolas y francesa, Acebes también planteó a Sarkozy el refuerzo de los medios dedicados a la lucha contra ETA. El ministro español aseguró que ayer quedó planificada "la lucha contraterrorista para los próximos meses" con "fines concretos"-no reveló detalles, pero se refirió a actuaciones contra la red financiera y los comandos- y expresó su agradecimiento a Francia por su colaboración.

Acebes explicó entonces que el atentado perpetrado el sábado por ETA -el disparo de una granada anticarro contra el cuartel de Aizoain (Pamplona) y la colocación de una bomba trampa en la furgoneta lanzadera- fue ejecutado por un comando itinerante venido de Francia que o bien "ya ha vuelto a cruzar la frontera o lo está intentando". Por ello, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad mantenían ayer en marcha la operación Jaula en la frontera pirenaica para intentar interceptar a los terroristas.

Total apoyo antiterrorista

Quedaba por abordar la cuestión de Batasuna, prohibida en España y que aún funciona legalmente en Francia. No es ningún secreto que las autoridades francesas investigan desde hace meses al "entorno" de ETA, como reveló en su momento el ministro de Justicia, Dominique Perben.

Su colega de Interior, Nicolas Sarkozy, dejó ayer claro, implícitamente, que Francia estudia una actuación concreta: incluso mencionó el "final del proceso" jurídico que se sigue en España, como si aguardara ese momento para tomar decisiones. La disolución de organizaciones es una competencia directa del Ministerio del Interior, sin necesidad de refrendo parlamentario, según la legislación de este país. Sarkozy no dijo ayer que Batasuna será ilegalizada también en Francia, pero dio a entender que la idea está sobre la mesa. "No se lucha contra el terrorismo a medias", argumentó el ministro francés, que prometió al español una alianza "total, sin fisuras" en esta materia.

"No habrá división entre Francia y España. Francia no será jamás un santuario para el terrorismo. Entre el terrorismo y la democracia española, Francia ha escogido la democracia española", aseguró, en una declaración que puede parecer obvia para algunos oídos españoles, pero no tanto para los franceses, entre los cuales subsisten sectores reticentes hacia la consideración de partidos políticos o grupos sociales como si fueran el núcleo de una banda terrorista.

Ángel Acebes y Nicolas Sarkozy, ayer, durante la rueda de prensa que ofrecieron en La Baule.
Ángel Acebes y Nicolas Sarkozy, ayer, durante la rueda de prensa que ofrecieron en La Baule.EPA

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS