La contaminación aérea y el transporte, 'puntos negros' del medio ambiente vasco

El medio ambiente en Euskadi sigue teniendo sus puntos negros en el aumento de las emisiones atmosféricas contaminantes (un 29% más que hace 13 años), el consumo excesivo de agua y energía y la gran utilización del vehículo privado para desplazarse. Como contrapartida, mejora la calidad de las aguas de ríos y mar y la gestión de los residuos.

Éstas son las principales conclusiones del segundo estudio anual elaborado por el Gobierno sobre el estado del medio ambiente, una iniciativa única en España que forma parte del Programa Marco Ambiental puesto en marcha el pasado año con vigencia hasta 2020. El consejero de Medio Ambiente, Sabin Intxaurraga, calificó de "desiguales" los resultados del estudio, que ha examinado un total 22 indicadores, y llamó a los ciudadanos a "cambiar nuestros hábitos de consumo".

Intxaurraga se mostró especialmente preocupado por la evolución de las emisiones atmosféricas y el uso de recursos como el agua, la energía o el suelo. En el primer caso, los gases de efecto invernadero se han incrementado en un 20% desde 1990. Aunque en 2001 se registró una disminución en un 4%, los datos provisionales del pasado año indican un repunte de un 7,6%, con lo que el incremento acumulado en los últimos doce años es de un 28,6%. El consejero atribuyó estos datos al "abuso del transporte privado", que aleja a Euskadi del cumplimiento del Protocolo de Kioto. Este compromiso establece que España no puede aumentar estas emisiones en el periodo 2008-2012 más de un 15% respecto a 1990.

El informe señala que, por sectores, el energético es el principal contaminante (un 28%), con un aumento de un 56% respecto a 1990. Le sigue el transporte, con un 26%, aunque es el que más incremento registra, con un 71%. La industria es responsable de generar el 25% del total de gases de efecto invernadero, pero con una disminución del 25% en relación a 1990.

El consumo de agua es otro de los aspectos negativos del estudio, con un crecimiento de un 39% entre 1996 y 2001. En este ejercicio, el alza ha sido de un 8% respecto a 2000. Los datos del informe se refieren al agua urbana, ya que no hay estadísticas comparables sobre la utilizada en la agricultura y las captaciones industriales, y se concluye que cada vasco consumió en 2001 un total de 96 metros cúbicos, frente a los 69 de 1996. Además, las pérdidas en la red de distribución han aumentado y ya alcanzan los 71 millones de metros cúbicos, la tercera parte de lo que se consume. En cuanto a la energía, el incremento desde 1990 ha sido de un 24%.

Otro de los indicadores con evolución negativa es la movilidad, debido al uso masivo del vehículo privado: el 73% de la distancias recorridas en Euskadi se efectúa en este medio. Los transportes más respetuosos con el medio ambiente -autobús, tren, bicicleta o el desplazamiento a pie- sólo suponen un 25% del total de los kilómetros realizados.

En total son cinco las áreas, entre el total de 22, en las que la evaluación es negativa. Hay siete con cambios positivos y diez en los que la situación permanece igual. "Estos indicadores anuales nos dicen cómo vamos y, aunque no tengamos buenas noticias y buenas notas, vamos a publicarlas tal como como son", dijo el responsable de la consejería de Medio Ambiente.

Los datos positivos aparecen especialmente en la calidad de las aguas tanto de los ríos como en el mar. El pasado año hubo un 55% de cauces con buena calidad, frente al 30% de 2001 y el 20% de 1998. La recuperación de suelos contaminados prosigue y de los 106 focos investigados, con cerca de 490 hectáreas, se han limpiado un total de 56, lo que supone una superficie de 207 hectáreas.

El informe recalca la disminución de los residuos urbanos que acaban en los vertederos: el depósito se ha reducido en 13 puntos desde 1998 y el pasado año supuso el 72%. "El avance en la gestión de los residuos peligrosos es notable", señala el estudio, que agrega que en 2001 se gestionaron el cien por cien de los desechos tóxicos inventariados, cuando en 1994 sólo se llegaba al 72%.

Estudio de indicadores

Otras mejoras se refieren a la mayor implicación de los municipios en la defensa de la naturaleza, puesto que ya hay 91 ayuntamientos integrados en la Agenda local 21, y al incremento de los sistemas de gestión medioambiental en las empresas: en los últimos cinco años se ha multiplicado por 22 el número de compañías vascas con certificado mediambiental.

El estudio de indicadores ambientales detecta avances insuficientes en asuntos como el gasto público en protección del medio ambiente, la generación de residuos o las incidencias con repercusiones medioambientales.

Este estudio no existe en ninguna otra comunidad española y sólo Cataluña está en una fase avanzada para implantar un programa marco ambiental similar al vasco. El Ejecutivo autonómico está pendiente de ampliar el informe con temas como el ruido, a expensas de que se ajuste a la próxima directiva europea, -el 80% de la población se manifiesta bastante o muy preocupada con este tema- o el de la protección de la naturaleza o biodiversidad, que se ha empezado medir este año.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS