Los críticos de IU presentan lista alternativa a Valderas para coordinador en la 14ª asamblea

La dirección proclama el triunfo de su candidato a la presidencia de la Junta por un 65,5%

La corriente crítica de IU ha decidido presentar en la 14ª asamblea del próximo fin de semana una lista alternativa a la de Diego Valderas, que encabezará el jiennense Javier Aguilera. Después de que Concha Caballero decidiera retirarse de la consulta interna sobre la candidatura a la Junta, críticos y oficialistas volvieron ayer a discrepar respecto a este proceso. Mientras que el responsable de Política Institucional, Willy Meyer, aseguró que Valderas ha logrado un 65,51% de apoyo, la corriente denunció en un comunicado que se le ha negado "las más elementales garantías democráticas".

Aunque los ecos de la consulta interna para elegir candidato en las próximas elecciones autonómicas aún retumban, los dirigentes de la formación se han enfrascado ya en la asamblea andaluza del próximo fin de semana y están contando delegados. La corriente crítica Convocatoria por Andalucía, que se reunió el jueves, ha hecho ya sus cálculos y ha decidido en firme presentar una lista alternativa que encabezará Javier Aguilera, coordinador de Jaén capital y durante muchos años concejal y candidato a la alcaldía.

Según los críticos, tienen de su parte a unos 220 delegados de los 518 que acudirán a la asamblea. Esto es: en torno al un 40%. Las cuentas coinciden con la de los oficialistas, quienes creen agrupar en su sector a algo más del 60%. Con estos números era de esperar que la corriente alternativa presentara lista propia, toda vez que los estatutos de IU establecen que los órganos de dirección -consejo andaluz y ejecutiva- se conforman según el porcentaje de votos obtenidos en la asamblea. Es decir, si las prospecciones de ambas partes están bien hechas, en un 60% y un 40%.

De hecho, la dirección ha interpretado la candidatura crítica como un signo de normalidad, y tanto el responsable de Política Institucional, Willy Meyer, como el portavoz en el Congreso, Felipe Alcaraz, han señalado que es "legítima" y entra "dentro del proceso democrático".

Lo que ya no les parece tan legítimo es el comunicado que Convocatoria por Andalucía y la CUT difundieron ayer sobre la inferioridad de condiciones con la que han afrontado la consulta interna de la candidatura a la Junta. Meyer hizo público por la mañana los resultados del proceso -del que se retiró en la recta final Concha Caballero- que apuntan que Diego Valderas obtuvo el 65,51% de los votos (5.328) de las asambleas de base. Según estos datos, Caballero alcanzó sólo el 34,49% (2.805), la mayoría de ellos en Sevilla, donde consiguió un 74,57% (1.630). La participación en la consulta ha sido del 33% de la militancia, 8.133 afiliados de 24.822.

Los críticos, por la tarde, reiteraron su letanía de denuncias en una nota: no se ha facilitado la agenda de las reuniones, censos ni recursos. "La dirección ha actuado como juez y parte (...) y el recuento final lo ha efectuado una de las candidaturas en liza". Mientras que para Meyer la participación ha sido alta, los críticos muestran su preocupación porque el bajo porcentaje "revela la falta de ilusión y confianza en este proceso". Por último, la corriente anuncia que llevará a la asamblea, que se celebrará el próximo fin de semana en Matalascañas (Huelva), una propuesta para incluir en los estatutos la celebración de referendos y consultas regladas.

Pese a que la CUT participó el jueves en la reunión de la corriente crítica que acordó presentar candidatura alternativa, su máximo dirigente, Juan Manuel Sánchez Gordillo, condicionó ayer el apoyo a la lista de Javier Aguilera a que los críticos andaluces se sumen a la candidatura contraria a Gaspar Llamazares en la asamblea federal, que se celebra en Madrid los días 19, 20 y 21. Fuentes del sector crítico de Andalucía aseguraron que esa posibilidad no se ha planteado y que, en cualquier caso, es muy improbable que Convocatoria por Andalucía se adhiera a Corriente Roja, liderada por Ángeles Maestro, o Espacio Alternativo. "Aún no sabemos siquiera si llevaremos una postura común", explicaron las mismas fuentes.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS