Fisipe cerrará su planta de El Prat y despedirá a 270 trabajadores

La multinacional portuguesa Fisipe, que fabrica fibra sintética acrílica, anunció ayer la decisión de cerrar su fábrica de El Prat de Llobregat (Baix Llobregat) y despedir al conjunto de la plantilla, formada por 270 trabajadores, en el primer trimestre de 2004 debido a su "situación crítica desde el punto de vista financiero".

La firma, que prepara un expediente de regulación de empleo (ERE) para los trabajadores, explicó ayer en un comunicado que, "después de estudiar todas las opciones posibles, la dirección de la empresa ha tomado esta decisión ante la falta de viabilidad industrial". Entre los ejercicios de 2000 y 2002 la compañía asegura haber acumulado pérdidas netas por valor de 12 millones de euros, y para 2003 prevé arrojar unos números negativos de 10,3 millones de euros.

Durante los últimos tres años, explicó un portavoz de Fisipe, "se había puesto en marcha un plan de viabilidad, a pesar de las perspectivas negativas del mercado de fibras acrílicas" y, gracias a las medidas adoptadas, la empresa casi había conseguido nivelar sus resultados en 2002.

Sin embargo, desde el último trimestre de 2002 y durante este año "el mercado acrílico español y europeo se ha visto inmerso en una profunda crisis derivada de múltiples causas, ajenas a la gestión empresarial, que ha conducido a la compañía a una situación crítica desde el punto de vista financiero", aseguraron representantes de la firma.Un portavoz de la planta de Fisipe en El Prat señaló ayer que el cese de sus actividades es "la única vía alternativa posible", ya que la empresa no dispone de recursos que le permitan afrontar el futuro. La cuenta de resultados en 2003 y la previsión para 2004 presenta, en ambos casos, valores negativos tanto en el resultado como en lo que se conoce como cash flow, beneficios más amortizaciones.

La totalidad del capital social de la planta de El Prat pertenece desde el año 2000 al grupo Fisipe Fibras Sintéticas de Portugal, entidad dedicada a la fabricación de fibra acrílica con presencia en numerosos países. Con anterioridad, la fábrica barcelonesa había pertenecido al grupo británico Acordis.

La dirección de la compañía comunicó ayer al comité de empresa la decisión de cerrar la fábrica y despedir a los 270 trabajadores, por lo que todavía no se ha celebrado ninguna reunión de negociación. Fuentes del sector textil del sindicato Comisiones Obreras indicaron ayer que hasta el próximo miércoles no se producirá la primera reunión entre los trabajadores y la dirección de la empresa. Estas mismas fuentes aseguran que se opondrán frontalmente a la apertura de un expediente de regulación de empleo (ERE).

Competencia asiática

Las mismas fuentes sindicales reconocen que en los últimos años la competencia de los productores asiáticos en el sector de las fibras sintéticas había afectado gravemente la competitividad de la planta de Fisipe en El Prat de Llobregat. Los trabajadores pretenden pedir ayuda a las administraciones para salvar sus empleos.

Por su parte, el responsable del sector textil del sindicato Comisiones Obreras de Cataluña, explicó que Fisipe ya había presentado el año pasado un expediente de regulación de empleo "alegando que era la fórmula necesaria para garantizar la continuidad de la compañía".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS