Italia ofrecerá a Aznar más peso en el reparto de poder en la UE

Silvio Berlusconi afirma que el presidente del Gobierno español tiene que "ceder"

La presidencia de la UE, Italia, comunicó ayer a los Gobiernos de la Unión que el próximo miércoles o jueves presentará sus alternativas al reparto de poder del proyecto constitucional que España rechaza. Fuentes oficiales informaron de que, entre esas alternativas, figurará alguna opción sobre el sistema de voto en el Consejo de la Unión, el aspecto que más preocupa a Madrid. Silvio Berlusconi, el primer ministro italiano, consideró injustificadas las aspiraciones españolas.

Más información
Giscard, en contra de las "rebajas"

Como el día anterior hiciera el pleno de la Eurocámara, 72 miembros de la Convención que redactó el proyecto, con el francés Giscard d'Estaing a la cabeza, abrieron la puerta a una salida para el problema español. La presidencia italiana atenderá las exigencias españolas de poner sobre la mesa una alternativa sólo unas horas antes de que el viernes se inicie en Bruselas la cumbre europea que debe culminar con la primera Constitución de Europa.

El ministro italiano de Exteriores, Franco Frattini, dio alguna pista ayer ante Giscard y los 72 convencionales cuando apostó por mantener el sistema de doble mayoría. "Es el más equilibrado. Será difícil alterarlo, aunque trabajaremos con los porcentajes". El proyecto prevé que esa doble mayoría se concretará en que las decisiones del Consejo serán válidas cuando sean apoyadas por una mayoría de Estados (más del 50%) que representen al menos al 60% de la población de la UE. Cualquier porcentaje superior a ese 60% favorece a España a la hora de poder bloquear acuerdos de otros países. Con un 66%, ese poder de bloqueo sería similar al del Tratado de Niza cuya vigencia defiende Madrid.

Esa probabilidad de elevar el umbral del 60% es la que ante-ayer apuntó la Eurocámara y ayer los 72 convencionales. En una declaración al término de su reunión, se indica que "la eventual solución tiene que respetar el principio de la doble mayoría y umbrales más bajos que Niza". Los umbrales de Niza llegan incluso al 73,9% de los votos que, como media, representan aproximadamente el 66% de la población de la UE.

En una conversación privada en los pasillos de la Eurocámara, Frattini, según una persona que le escuchó, dijo desconocer aún la opción que se planteará, pero añadió que su primer ministro, Silvio Berlusconi, y el presidente español, José María Aznar, ya "la han pactado". Frattini comentó que podría estudiarse la opción de que el nuevo reparto de poder no entre en vigor hasta 2013 (el proyecto dice 2009), con lo que el Tratado de Niza estaría en vigor una década para satisfacción de España.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Berlusconi consideró injustificadas las aspiraciones españolas a mantener el peso en el Consejo Europeo derivado del Tratado de Niza y dejó claro que España tendrá que ceder. "Es un privilegio que estos países obtuvieron de un modo en cierta manera anormal y que no refleja en absoluto ni la realidad de sus poblaciones ni las de su PIB", afirmó Berlusconi, en referencia a los 27 votos, sólo dos menos que Alemania, que Niza otorgó hace tres años a España y Polonia.

"Entiendo que es muy difícil para un gobernante volver a casa y decir que aquellos privilegios que obtuvo los ha perdido sin contrapartidas", aseguró el presidente del Consejo. "En definitiva, ¿quién tiene que ceder?", le preguntó un periodista. Berlusconi dejó claro que corresponde a España y a Polonia dar ese paso.

El presidente italiano, que confirmó que tiene preparada una propuesta sobre este asunto, no se entrevistó ayer con Aznar en Túnez, pese a que había anunciado en París que lo haría. La parte española, que había comunicado hace días que Aznar sólo se incorporaría a la reunión durante el mínimo tiempo necesario, ya que quería volver a Madrid para los actos de la Constitución, descartó la cita en todo momento. En medios oficiales españoles se advierte un cierto malestar por cómo Roma aborda este conflicto.

Berlusconi, que siempre hace gala de su amistad personal con Aznar, tenía confirmada, en cambio, para hoy una cita con el presidente francés, Jacques Chirac, que también asiste en Túnez a la cumbre del Grupo Cinco Más Cinco.

El presidente del Gobierno español, José María Aznar, y el líder libio, Muammar el Gaddafi, ayer en Túnez.
El presidente del Gobierno español, José María Aznar, y el líder libio, Muammar el Gaddafi, ayer en Túnez.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS