ESCENA | DÍAS DE OCIO

Gabino Diego muestra al público sus sueños

Gabino Diego (Madrid, 1966) escribió durante 20 años 500 folios sobre sueños y experiencias, y con la ayuda de la directora Gina Piccirilli, las ideas han tomado forma en Una noche con Gabino, un espectáculo de hora y media en el que el actor no sólo hace un monólogo, sino que canta. "Tenía miles de historias en la cabeza. El problema es que no tenía hilo conductor y le preguntaba a mis amigos, Tricicle, Santiago Segura... Mucha gente me ayudaba, pero nadie tenía tiempo para dirigirme", contó en la presentación del montaje, que se representa en el teatro Arlequín (San Bernardo, 5-7). La obra se estrenó hace ahora un año en Fuenlabrada, antes de ir de gira por toda España.

"He sido un poco el productor, porque quería guardar el proyecto en un cajón si iba mal", confiesa. Una noche con Gabino cuenta la historia de un actor que no encuentra, como le sucedió al artista, un hilo conductor y busca quien le resuelva las dudas. De esta forma Gabino imita a muchas personas, entre ellas personajes públicos, y diserta sobre lo relativo de las cosas, el éxito y el fracaso...

"Hay gente que me dice: 'Pero si tú eres un actor de cine, qué haces en el teatro'. Y se olvidan de que yo debuté en Las bicicletas son para el verano, una película basada en una obra de teatro de Fernando Fernán-Gómez", explica. "Además, yo hacía de siempre imitaciones para mi familia. Y cantaba en el metro y mi madre me echaba unos duros al pasar", recuerda. "Decía un día

Fernán-Gómez que tendría mucha gracia leer críticas negativas de uno en el escenario, y es lo que yo hago ahora. Hay que saberse reír del fracaso. Con el tiempo algún crítico me ha dicho: 'No tengas rencor".

Sobre la firma

Elisa Silió

Es redactora especializada en educación desde 2013, y en los últimos tiempos se ha centrado en temas universitarios. Antes dedicó su tiempo a la información cultural en Babelia, con foco especial en la literatura infantil.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS