La Acadèmia ocupará en Fallas una sede que acaba con su provisionalidad

La Consejería apoya la facultad de artes escénicas propuesta por Nieto

"Políticamente es necesario tener una sede definitiva para evitar cualquier rastro de provisionalidad". Así explicó ayer el consejero de Educación, Cultura y Deportes, Esteban González Pons, la decisión de ofrecer el ahora Centre de l'Esport, en el céntrico Palacio de Santa Bárbara, como sede definitiva de la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL). Está previsto iniciar el traslado desde la Biblioteca Valenciana a partir de Fallas.

En compañía de la presidenta de la AVL, Ascensión Figueres, Pons explicó que la rehabilitación del monasterio de Sant Vicent de la Roqueta, sede prevista inicialmente para la institución, tendría un coste económico muy elevado y no se podría garantizar el fin de las obras en un plazo corto. Además, insistió, de esta manera se evita colisionar con las asociaciones vicentinas, reticentes a que se ocupe todo el edificio, de propiedad municipal.

Figueres manifestó su satisfacción y abundó en la importancia de tener pronto una sede definitiva. Dijo que no se ha empleado la partida presupuestaria destinada a iniciar el proyecto en San Vicent. En la futura sede de la AVL (en la plaza de San Nicolàs) trabajarán unos 35 funcionarios y becarios, más los 21 académicos.

Pons aludió también a la necesidad de racionalizar los gastos de la consejería. De modo que los funcionarios del área de deportes se concentrarán en las dependencias de Campanar y lo que resta del departamento de Libros, Archivos y Bibliotecas, pasará a la Biblioteca Valenciana. Por otro lado, el consejero de Educación apoyó ayer expresamente la idea de crear una facultad de artes escénicas en la Universidad Politécnica, impulsada por el rector, Justo Nieto, que ayer le presentó su propuesta junto a los directores de los conservatorios de Música y Danza y la Escuela de Arte Dramático de Valencia. González Pons se comprometió a ser "la primera administración autonómica en solicitar que las enseñanzas de música, danza y arte dramático tengan reconocimiento universitario". Esta petición, dirigida al ministerio y al Consejo de Coordinación Universitaria, producirá "un efecto dominó", según el consejero, en otras autonomías.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS