Uganda intenta expulsar a un misionero español que trabaja con niños soldado

El misionero comboniano español José Carlos Rodríguez, que lleva 17 años en Uganda, podría ser expulsado del país si prospera ante el Gobierno la petición del Ejército, que le acusa de "difundir información perjudicial para la seguridad nacional". El padre Carlos, como se le conoce,vive en Gulu, una zona norteña en la que son frecuentes las incursiones del Ejército de Resistencia del Señor (ERS), una banda especializada en el secuestro de niños para convertirlos en guerrilleros. Según la ONG Human Rights Watch, en 2003 más de 5.000 niños fueron capturados.

El padre Carlos, que ha sufrido varios intentos de secuestro y asesinato por parte de los milicianos, que le acusan de robarle niños soldado, tampoco es popular entre el Ejército. El problema actual nace de su denuncia en la prensa local de una incursión, el 1 de febrero, en el campo de Pabbo, en el que malviven 60.000 refugiados. El Ejército incendió cientos de cabañas y detuvo sin motivo a numerosos jóvenes.

"No he recibido comunicación oficial alguna; mi intención es seguir con mi trabajo, que, entre otras cosas, es contar lo que ocurre en esta guerra olvidada de la que nadie habla", dijo a Efe desde Gulu el padre Carlos.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS